Corriente Marxista Internacional

Gaza es uno de los lugares con mayor densidad de población sobre el planeta. Un millón de palestinos viven bajo el horror de un asedio israelí casi permanente que la convierte en una prisión virtual. Es un enorme guetto, con sólo cuarenta y tres kiló Gaza es uno de los lugares con mayor densidad de población sobre el planeta. Un millón de palestinos viven bajo el horror de un asedio israelí casi permanente que la convierte en una prisión virtual. Es un enorme guetto, con sólo cuarenta y tres kilómetros de largo y diez de ancho. La mayoría de sus habitantes son refugiados que han vivido en campos desde que fueron expulsados de Israel en 1948. Desde la segunda Intifada palestina que comenzó en septiembre de 2000, ninguno de los cuarenta mil trabajadores de Gaza ha podido cruzar la frontera con Israel.

Según un análisis del Banco Mundial, si no se produce un cambio dramático el 75 por ciento de los palestinos vivirá por debajo del umbral de pobreza en dos años (esa cantidad ya vive en la línea o un poco por encima de ese umbral). Actualmente el 56 por ciento vivo en la pobreza, comparado con el 22 por ciento de 2000.

El gobierno israelí tiene el claro objetivo de aplastar el espíritu de la población. Está dispuesto a utilizar cualquier medio para conseguirlo, desde el hambre a los ataques aéreos y el fuego de artillería diario. Los cazas israelíes vuelan constantemente sobre la cabeza de los residentes, cuando no arrojan bombas para crear el temor con las explosiones.

El viernes es el día sagrado de los musulmanes. Y uno de los pocos días para olvidar y escapar de los horrores cotidianos en Gaza pasando un día en la playa. Pero el viernes pasado fue diferente. La playa se convirtió en otro escenario de horror. Siete palestinos fueron asesinados en la plaza en el norte de Gaza. Una mujer y dos niños, además de un adolescente, se encontraban entre los muertos. Todos los muertos pertenecían a la misma familia.

La completa hipocresía y doble rasero de los imperialistas se pudieron inmediatamente después de este trágico incidente. El gobierno israelí recibió un cachete en la muñeca de sus amigos imperialistas. Pero la reacción dentro del propio Israel, entre los israelíes normales fue diferente. Estos asesinatos enfurecieron a muchos israelíes. Esto es lo que obligó a que el jefe del Estado Mayor del ejército, Dan Halutz, saliera el sábado por la tarde a expresar su “pesar” por lo ocurrido. Pero añadió inmediatamente que el ejército no tenía ninguna responsabilidad en el incidente, aunque todavía la investigación no había terminado. Esta “investigación” probablemente nos dirá después que el ejército israelí no disparó contra la playa, sino que fue una misteriosa explosión provocada por los propios palestinos. El general Yoav Galant, jefe del IDF del Mando Sur, ya dijo el viernes por la tarde que “el ejército está investigando las circunstancias de la explosión”.

Lo que ocurrió en esta playa de Gaza el viernes no es otra cosa que un asesinato a sangre fría, después de que el jueves se produjera otro ataque israelí que asesinó al líder de los Comités de Resistencia Popular, Jamal Abu Samhadana, que era el responsable por parte de Hamás de la fuerza de seguridad del Ministerio de Interior en Gaza. La popularidad de este dirigente se pudo ver cuando decenas de miles de personas asistieron a su funeral.

Como se podía esperar, el terrorismo de estado israelí está castigando al pueblo de Gaza por caer en las manos de Hamás. Después de los asesinatos en la playa, miles de palestinos se reunieron el sábado por la noche en Beit Lahia para asistir a la procesión funeral de las siete personas asesinadas. Los dolientes siguieron su camino por las estrechas calles de la ciudad hacia el hogar de la familia, donde mujeres llorando intentaban tocar los cuerpos de los muertos. Lloraban cuando Huda Ghalya de siete años de edad besaba a su padre muerto. Esta niña había perdido también a su madre y tres hermanos, de 4, 3 y 10 años de edad. Los dolientes gritaban: “venganza”, “venganza”, “destruir a Israel, destruir a EEUU”.

Bajo la presión acumulada después de los asesinatos, el ala militar de Hamás dijo que reanudaría los atentados suicidas en Israel, poniendo fin a la tregua que el grupo declaró el año pasado. “Las masacres israelíes representan una batalla abierta directa y eso significa que el terremoto en las ciudades sionistas comenzará de nuevo y los agresores no tendrán elección sino preparar sus ataúdes y su equipaje”. Los militantes de Hamás declaraban lo siguiente en un panfleto: “Los grupos de resistencia... elegirán el lugar adecuado y el momento para una respuesta dura, fuerte y única”.

No eran simples palabras, la noche del viernes al sábado se dispararon al menos 15 cohetes Qassam por primera vez en 16 meses. Pero estos cohetes no eran las armas que temía la clase dirigente israelí. Los cohetes Qassam son conocidos por ser ineficaces y en realidad son más peligrosos para aquellos que los usan. Según el ejército israelí la mayoría de los cohetes parecen que cayeron dentro de Gaza. En el campo de refugiados de Jabalya el sábado resultaron heridos 5 palestinos cuando estalló unos de esos cohetes. “El sábado por la noche se dispararon otros siete nuevos cohetes”, según la radio israelí. Al menos dos impactaron en Negev occidental no provocando daños ni bajas.

Esto es lo que exactamente lo que estaba esperando el gobierno israelí, una coalición que incluye la dirección del ala de derechas del Partido Laborista con Peretz de ministro de defensa. Estas acciones terroristas consiguen muy poco, incluso en términos militares, pero políticamente hablando son muy útiles para la clase dominante israelí. Ayudan a poner a la población israelí a la derecha y cortar la lucha de clases. Peretz ya ha insinuado que Israel podría reanudar su política de asesinatos contra los dirigentes de Hamás, incluso contra los que están en el gobierno, después que el grupo islámico declarara el final de la tegua disparando estos cohetes y bombas mortero contra Israel.

Preguntado por los periodistas en unja base del sur de Israel sobre poner como objetivo los dirigentes de Hamás, Amir Peretz dijo: “Actuaremos decididamente contra cualquier organización o elemento que esté planeando estas operaciones”. Continuó diciendo que había “enviado un mensaje de condolencia a Mahmoud Abbas, el presidente palestino, [por supuesto no a los familiares de las víctimas] expresando su profundo pesar por el baño de sangre en la playa” y añadió que “el ejército demostraría en un día o dos la causa de la explosión”.

Danny Rubinstein, corresponsal de Haaretz, escribió lo siguiente sobre este asesinato calculado:

“La furia de la calle palestina podría espolear a Hamás para suspender totalmente el alto el fuego acordado por todas las organizaciones palestinas (excepto la Yihad islámica) hace casi 18 meses. Esa fue la valoración el sábado por la noche entre los operativos palestinos. Hamás, explicaron, está atenta al sentir de la opinión pública, y después de la ‘masacre en la playa de Gaza’, como han señalado todos los medios de comunicación de Gaza, los miembros de la organización tendrán que responder con una amplia iniciativa de ataques terroristas.

“Los portavoces de Hamás, incluido Osama Hamdan, el representante de Hamás en Líbano, dijo después de que el jueves por la noche la fuerza aérea israelí asesinara a Jamal Abu Samhadana, el algo el fuego ya no existe, la mayoría de los portavoces de la organización explicaron que este era un movimiento puramente táctico, que después de una respuesta de venganza volverían a preservar el alto el fuego. Ahora, después de lo ocurrido en la playa de Gaza, existe el peligro real de que la tregua colapse totalmente”.

“La furiosa respuesta de los palestinos este fin de semana fue similar en muchos sentidos a la respuesta en Cisjordania y Gaza hace cinco años y medio al ver las imágenes del niño Mohammed al-Dura, que murió en los brazos de su padre en un cruce de Netzarim. Ese incidente encendió las llamas de la Intifada, que comenzó pocos días antes, después de que Ariel Sharon visitara la Explanada de las Mezquitas. Entonces, como ahora, las imágenes de televisión y los periódicos llegaron a todas partes. La imagen de la niña llorando en la arena sobre los cuerpos de los miembros su familia muertos provocaron la sacudida”.

Las imágenes del asesinato en la playa se pudieron ver una y otra vez en las televisiones árabes, sobre todo en la popular Al Jazeera: “En el caso de Mohammed al-Dura hubo un intercambio de disparos, mientras que en la playa de Gaza no había nada, sólo la lujuria israelí por el asesinato”, esto es lo que decían los entrevistados por los canales árabes.

En Jerusalén oriental la gente decía que el bombardeo israelí fue deliberado, Israel tiene la tecnología moderna para garantizar un blanco seguro, así que no podía ser un error. Las figuras palestinas que se consideraban “moderados”, es decir, pro imperialismo estadounidense, también utilizaron un lenguaje duro en las entrevistas publicadas el sábado, incluso el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, tuvo que decir que Israel había declarado “una lucha a muerte contra el pueblo palestino”.

Si el gobierno de Israel pensaba que esta acción criminal ayudaría a Abu Mazen, que quieren que sustituya a Hamás, estaba seriamente equivocado. Simplemente ha tenido el efecto de perjudicar el referéndum de Abbas. Él estaba intentando utilizar el documento de los prisioneros palestinos, que en esencia defiende el reconocimiento de Israel, basado en la ilusión de una solución de dos estados. Este incidente sangriento en Gaza ha vuelto a la opinión pública palestina contra Abbas y Fatah. El líder de Hamás en prisión, Abdel Halek Hatshe, ya se ha retractado de su firma en el documento, citando la explotación política que ha hecho Abbas del referéndum.

Los “moderados” israelíes tienen una vida difícil. El gobierno de “centro-izquierda” de Israel está proponiendo de nuevo una “solución” basada en dos estados burgueses dentro del marco del orden imperialista. Los reformistas de izquierda en Israel que apoyan esta ilusión simplemente están demostrando que su “realismo” no es mejor que el “realismo de Abbas” cuya confianza en Bush ahora se está volviendo en su contra.

Mientras el capitalismo exista los palestinos y el pueblo de Israel están condenados a vivir un continuo baño de sangre. El estado israelí continuará utilizando métodos policiales brutales como el que hemos presenciado el viernes y continuará provocando un enfrentamiento armado en forma de ataques con cohetes y atentados suicidas dentro de Israel. Dejada a sí misma esta situación sólo puede ir a peor.

Sin embargo, en esto hay otra cara. Las escenas de la familia brutalmente asesinadas en la playa de Gaza han tenido un impacto en la opinión pública dentro de Israel. No todos aceptarán la versión oficial de estos acontecimientos. La gente piensa. Puede existir una oportunidad de ofrecer una alternativa a este caos sangriento. La única fuerza que puede ofrecer esa alternativa es la clase obrera, tanto en Israel como en los territorios palestinos. Un enfrentamiento sangriento destruiría vidas en ambas partes. No garantizaría un entorno seguro ni para el pueblo de Israel ni para los palestinos.

Por lo tanto, la única salida es una solución revolucionaria de la clase obrera. Sólo la lucha de clases victoriosa puede transformar esta sociedad bárbara enferma en un estado obrero federado dentro de una Federación Socialista de Oriente Medio. Pero para que esto ocurra es necesaria una verdadera dirección marxista. Los trágicos acontecimientos del viernes subrayan claramente la urgencia de esta tarea.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org