Imprimir
Hace dos días a las 4 de la mañana docenas de hombres armados atacaron la casa de Mussa Arafat (el primo de Yasser Arafat) en Gaza, cerca de la casa del presidente Abu Mazen. Después de 45 minutos de disparos le sacaron a la calle y le asesinaron. “La voz es la de Jacob, (Sharon) pero las manos son las de Esaú”.

(Mohammed Dahalan, ministro palestino de Asuntos Civiles)

Hace dos días a las 4 de la mañana docenas de hombres armados atacaron la casa de Mussa Arafat (el primo de Yasser Arafat) en Gaza, cerca de la casa del presidente Abu Mazen. Después de 45 minutos de disparos le sacaron a la calle y le asesinaron.

Los medios de comunicación burgueses no tardaron demasiado tiempo en informarnos de que los responsables eran los Comités Revolucionarios Populares, también conocidos como las Brigadas Nasir Salah al-Din. Según el periódico israelí Haaretz (7/9/2005): “Una coalición militar, los Comités de Resistencia Popular, se hizo responsable de la muerte de Arafat y del secuestro de su hijo, Manhal, un veterano funcionario de la seguridad palestina.

Un portavoz de los CRP dijo que la organización estaba “interrogando al hijo de Moussa, Manhal, por los crímenes de su padre y que sería sentenciado según la ley de Alá”.

Es increíble que durante los 45 minutos de tiroteo no apareciera ningún policía durante toda la operación. ¿Cómo pudo ocurrir esto?

La primera pista llegó del brigadier Maher Fares, director de la inteligencia militar de Nablus que dudaba de la capacidad de las Brigadas de al-Nasir Salh al-Din para llevar a cabo este tipo de ofensiva. En una entrevista con Al Jazeera (7/9/2005) dijo lo siguiente: “El asesinato implicó el disparo de cohetes con lanzagranadas y la detonación de aparatos explosivos. Los enfrentamientos duraron aproximadamente 45 minutos a pesar de la proximidad de la casa de Mussa Arafat a los cuarteles generales del presidente Abbas y otros departamentos de seguridad... Esto significa que no se han producido los esfuerzos necesarios por parte del ministerio de interior palestino y de todo el aparato de seguridad de la zona”.

Al final de la noche los mismos medios de comunicación que después de una reunión con los representantes de Egipto y la AP, los CRP retiraban esta declaración.

Lo que convenientemente olvidaron de mencionar los medios de comunicación, y que más tarde tuvieron que admitir, es que la organización que se responsabilizó del atentado es una pequeña fracción localizada en Gaza que está enfrentada al grupo principal centrado en Raffah y que Abu Abir, la persona que hizo la declaración, había sido destituido hace meses de su puesto como portavoz de los CRP.

Mussa Arafat era odiado por muchos palestinos debido a su corrupción y brutalidad. Cuando estaba al frente de la inteligencia militar se convirtió en un estrecho amigo de Kamal Hammed, un rico contratista y conocido colaborador de Israel. Él fue la persona que proporcionó a su primo Ossama Hammed el teléfono móvil que hizo saltar por los aires a Yeiha Ayash, el “ingeniero”.

Muchos tenían motivos para asesinar a Mussa Arafat, pero tener motivos no es suficiente. Los asesinos necesitaban los medios y la protección del aparato de la AP en Gaza, para poder llevar a cabo esta operación sin ninguna molestia.

No es demasiado difícil saber qué organización podría ser la responasble. El 16 de agosto el valiente reportero Amira Has escribió: “Miles de policías de la AP fueron vistos ayudando en la evacuación israelí. Sin embargo, estos mismos policías no fueron vistos mientras los escuadrones de la muerte de Dahalan, vestidos de negro y armados con kalashnikovs, aterrorizaban a la población de Gaza”. ( Haaretz, 16/8/2005).

Ayer Arnon Regular escribía en Haaretz y nos daba más información: “La única cuestión que se pude preguntar ahora es quién gana con el asesinato. Y la respuesta es el ministro palestino de asuntos civiles, Mohammed Dahalan, el paatrocinador del aparato de seguridad preventiva, y su responsable, Rashid Abu-Shabak, quien llevaba dos años realizando una sofisticada guerra a muerte contra Moussa Arafat y su último patrocinador, Yasser Arafat”.

“Los ‘escuadrones de la muerte’ del oficial de seguridad preventiva Nabil Tamus y otros mercenarios de la Franja de Gaza, se han enfrentado continuamente durante los últimos dos años con los ‘escuadrones infernales’ del hijo de Moussa Arafat, que fue secuestrado ayer cuando su padre fue asesinado. Al menos ha habido tres intentos anteriores de acabar con la vida de Moussa Arafat, y las dos partes han participado en numerosos enfrentamientos y batallas callejeras en Gaza durante este tiempo”.

No es un secreto quién está detrás de Dahalan. El 23 de abril de 2003 la BBC nos informó de que: “El antiguo representante de la seguridad preventiva para la Franja de Gaza es uno de los dirigentes palestinos más jóvenes y tiene la confianza de EEUU y, hasta cierto punto, de Israel. Según los medios de comunicación israelíes, es el único palestino próximo a Arafat que ha tenido una reunión privada con el anterior presidente estadounidense, Bill Clinton. Dahalan es alguien en quién confían los israelíes”.

¿Es incluso posible que el primer ministro de Israel, Sharon, tuviera interés en el asesinato de Mussa Arafat? Cualquier que esté familiarizado con las masacres de Sabra y Shatila podría reconocer las huellas.

¿Qué tipo de acuerdo pueden alcanzar el gobierno israelí y Dahalan?

Un explicación se puede encontrar en el artículo que escribí el pasado 21 de agosto: ¿La retirada de Gaza... un paso hacia la paz? En él decía lo siguiente:

“Las tensiones están creciendo tanto a lo interno del Fatah como entre Fatah y Hamas. La semana pasada, Faruk el Kadumi, presidente del Comité Central de Fatah y Jefe del Departamento de Política, emitió una orden desde Túnez para destituir a todos los comandantes y empleados de las fuerzas de seguridad palestina que estuviesen bajo el control de Dahalan, un hombre que fue especialmente preparado por el imperialismo norteamericano y británico. También ordenó que aquellos que fuesen destituidos debían ser reemplazados por una nuevamilicia totalmente subordinada a la lucha revolucionaria palestina. Esto es un claro desafío a la Autoridad Palestina y a Abu Mazen (Abbas), quien es visto por un creciente número de palestinos como un colaborador de Sharon. Esta orden fue emitida en apoyo a las fuerzas de la oposición armada en Gaza. Hace dos semanas, el mismo Faruk el Kadumi hizo un llamado por la organización de una milicia popular de todas las fuerzas opuestas a Abu Mazen. Esto incluye a miembros de Fatah, Tanzim, y gente como Musa Arafat, quien tiene algo de control sobre la inteligencia militar. Durante las últimas semanas ha habido incidentes en los que fuerzas leales a Dalahan y aquellas que se le oponen han intercambiado disparos...

Seamos claros. La evacuación de Gaza no es más que un huesito que el imperialismo norteamericano le ha lanzado a las masas en un intento desesperado por ganar una paz industrial mientras continúa su ocupación de Irak y mientras Israel continúa construyendo asentamientos en la Ribera Occidental. La Hoja de Ruta para la Paz en el Medio Oriente está en ruinas, y con la inestabilidad que se disemina desde Irak a toda la región como una plaga, los EEUU están desesperados por aparecer como que están haciendo algo, aparecer como si estuvieran apagando fuegos.

La retirada de Gaza sólo va a servir para causar mayores divisiones entre israelíes y palestinos. Igualmente va a incrementar las tensiones entre los mismos palestinos. La gente va a darse cuenta que a medida que Israel se retira de Gaza se construyen más y más asentamientos en la Ribera Occidental. Esto va a alimentar el deseo entre los palestinos por que les devuelvan tanto la Ribera Occidental como el este de Jerusalén. Esto va a conducir a muchos hacia los brazos abiertos de los militantes, los cuales ahora mismo ya están dando muestras de fortaleza. El brazo fuerte del Estado israelí en Gaza va a ser reemplazado por la colaboracionista Autoridad Palestina de Abbas, quien se verá forzado a hacer entrar en cintura a los militantes para mantener feliz a Israel.

La retirada también propiciará divisiones dentro de los propios israelíes. El retiro ha dividido a Israel como nunca antes había sido dividido. Bush y Sharon, y sus voceros en los medios burgueses, están tratando de presentar la desocupación de Gaza como un paso concreto hacia la paz. Algunos incluso llegan a decir en susurros que es un paso hacia la creación de un Estado palestino. El plan de pacificación no va a conseguir ninguno de estos objetivos. La Autoridad Palestina, al convertirse en una extensión del brazo fuerte del Estado israelí, no va a tener el apoyo para ejercer su control. La retirada de Gaza sólo servirá para echarle leña al fuego de los conflictos.

No hay forma ni manera en que los israelíes y palestinos puedan vivir en paz mientras siga existiendo el capitalismo. El Estado de Israel, apoyado por los EEUU, nunca va a ceder el este de Jerusalén, nunca va a ceder en los grandes bloques de asentamientos, nunca va a resolver la cuestión de los refugiados y nunca va a liberar a todos los prisioneros palestinos. La única vía para terminar este círculo vicioso de sangre es el camino del Bolchevismo, el camino de Lenin y Trotsky – el camino de la revolución socialista y el establecimiento de una Federación Socialista del Medio Oriente, donde todas las nacionalidades, desde los kurdos hasta los israelíes hasta los palestinos, puedan tener autonomía territorial dentro de esta federación. Ése es el único verdadero camino hacia la paz”.