Imprimir
En el último sábado, el Coordinador del Consejo de Fábrica da Flaskô, que participa en el movimiento de toma de fábricas en Brasil junto con CIPLA e INTERFIBRA que esta bajo intervención judicial/militar, el camarada Pedro Santinho, recibió dos llamadas telefónicas y lo amenazaron con secuestrar a su hijo si el camarada no abandonaba la lucha en la fábrica ocupada por los trabajadores: Flaskô. Frente a esto el camarada procuró llamar a la policía y registró un boletín donde declaró lo ocurrido y al mismo tiempo implemento una medida de seguridad en la fábrica. En el último sábado, el Coordinador del Consejo de Fábrica da Flaskô, que participa en el movimiento de toma de fábricas en Brasil junto con CIPLA e INTERFIBRA que esta bajo intervención judicial/militar, el camarada Pedro Santinho, recibió dos llamadas telefónicas y lo amenazaron con secuestrar a su hijo si el camarada no abandonaba la lucha en la fábrica ocupada por los trabajadores: Flaskô. Frente a esto el camarada procuró llamar a la policía y registró un boletín donde declaró lo ocurrido y al mismo tiempo implemento una medida de seguridad en la fábrica.

Después de tomar estas medidas, las cosas que parecían bromas y las amenazas continuaron. Por la noche del mismo sábado y el domingo por la mañana las llamadas continuaron en la fábrica Flasko. Una voz de mujer en el teléfono amenazó con las siguientes palabras: "o Pedro Santinho abandona a Flasko o su hijo y sus parientes próximos podrían sufrir mucho.

¿A quien interesa la desestabilización del Coordinador del Consejo de Fábrica Flaskô, Pedro Santinho, y su familia?

Desde a invasión policial realizada en Cipla y Interfibra en 31 de mayo, Pedro Santinho ha organizado un combate contra la intervención en las fábricas ocupadas, y en particular junto a todos los miembros del Consejo de Fábrica de Flaskô, y la propia batalla que tiene llevado el Comité contra la intervención en Cipla en la ciudad de Joinville, organizando la resistencia en la fábrica ocupada Flaskô, lo que ha permitido el funcionamiento de la misma después de la intervención en Cipla e Interfibra durante 21 días cuando los trabajadores y centenas de apoyos expulsaron el interventor cuando este tentaba invadir Flaskô. Pedro también ha organizado junto con los trabajadores la resistencia y la lucha por la reconexión de la energía eléctrica cortada a mando del interventor para intentar impedir la continuidad de la producción y acabar con la lucha en Flaskô.

Sabemos que el cierre de las fábricas ocupadas es de interés de ABIPLAST (Asociación Brasilera de Industrias Plásticas), a la FIESP (Federación de las Industrias del Estado de San Paulo) y a todos los que están molestos con la lucha y la resistencia del movimiento de las fábricas ocupadas en Brasil. Esto interesa directamente al interventor que invadió la fabrica Cipla e Interfibra atendiendo pedido del INSS- Instituto Nacional de Servicio Social (que está bajo el comando de un Ministerio dirigido por un ex-sindicalista e ex-Presidente da CUT, Luís Marinho).

Tenemos muy claro que el único objetivo con estas amenazas y otras intimidaciones que posan continuar contra el Coordinador del Consejo de Fábrica y contra los demás trabajadores, tiene como centro acabar con la lucha de las fábricas ocupadas, en particular con a lucha de Flaskô que resiste hacen 50 días y es un ejemplo de lucha y de estimulo a todos los trabajadores de las fábricas ocupadas y de otras en sus luchas contra los patronos y los capitalistas.

¡No nos intimidaran! ¡Ampliaremos nuestra lucha!

Hace mas de 30 días los trabajadores de Flaskô se mantienen organizados y cohesionados en su lucha para re-colocar la fábrica para producir, reconectar la energía y retomar la producción bajo control obrero.

Es bueno recordar cuando hubo la tentativa de intervención en Flaskô y cara a cara con los trabajadores que resistieron, el interventor Rainoldo Uessler en dos momentos llamó por teléfono a Pedro Santinho para decirle que volvería a la fábrica, "con la policía federal, con el ejército, con la armada naval o cualquier otra fuerza". En la oportunidad el tipo dijo: "me esperen, yo volveré"

No hay duda, estas amenazas tienen como objetivo político la tentativa fascista de intimidar al coordinador del Consejo y de este modo intentar acabar con la lucha en Flaskô, destruyendo la resistencia que se mantiene. Los trabajadores no aceptaran estas intimidaciones. Estamos organizados para defendernos. Vamos accionar inmediatamente a todos los órganos de la justicia y mas que esto vamos exigir que el Presidente Lula, el Sr. Ministro Luíz Marinho y el sr. Ministro de Justicia, Tarso Genro, a que se pronuncien y tomen medidas para acabar con todo esto. Nosotros sabemos que la solución a este conflicto es la retirada inmediata de la intervención federal de las fábricas ocupadas y la estatización de las fábricas ocupadas por los trabajadores bajo control democrático de sus mismos trabajadores.

Nosotros fuimos mucho más allá de lo que podríamos: 4 años de control y recuperación de la fábrica. Si es necesario iremos aun mucho más allá. Hace 45 días estamos resistiendo en contra de las tentativas de invasión del interventor fascista y estamos hace 30 días sin energía eléctrica, pero seguiremos luchando.

"Vamos a organizar la resistencia, nuestra auto-defensa. Mas que esto, vamos a la ofensiva porque sabemos que la solución solamente vendrá cuando recuperemos nuestros puestos de trabajo junto con los compañeros de Cipla e Interfiera; cuando recuperemos las fabricas para el control obrero", concluyó Pedro Santinho.

Para enviar ayuda o solidaridad, correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.