Imprimir
Néstor Kirchner es el nuevo presidente de la Argentina. La bochornosa decisión de Menem de no disputar el ballottage ha agudizado la ya inestable situación política del país. Esto preocupa mucho a la burguesía argentina y al imperialismo, incluyend

Néstor Kirchner es el nuevo presidente de la Argentina. La bochornosa decisión de Menem de no disputar el ballottage ha agudizado la ya inestable situación política del país. Esto preocupa mucho a la burguesía argentina y al imperialismo, incluyendo a los que respaldaron al propio Menem y a López Murphy frente a Kirchner.

Todos ellos reconocen en privado que esta situación debilita al gobierno de Kirchner. Esto es innegable. No es lo mismo implementar una política de fuertes ajustes sociales consistente en el pago de la deuda externa, la suba de tarifas de los servicios públicos y el congelamiento salarial con un 22% de respaldo electoral obtenido en la primera vuelta que con un 70% u 80% de los votos, como pronosticaban las encuestas a favor de Kirchner en la segunda.

Otra vez es el miedo a la reacción obrera y popular contra las medidas a implementar en los próximos meses por un gobierno que no fue avalado en las urnas con un apoyo de masas lo que los llena de honda preocupación. Por eso todos los sectores de la clase dominante, sin excepción, están furiosos contra Menem.

Las razones que empujaron a Menem a borrarse del ballottage son varias. En primer lugar no quería enfrentarse a una humillante derrota electoral. El sentimiento antiMenem entre la población era abrumador, y particularmente entre las familias trabajadoras, a pesar de los resultados engañosos de la primera vuelta cuando obtuvo la primera posición con el 24% de los votos.

También pesaron las presiones de los políticos del entorno menemista, que todavía aspiran a una larga y lucrativa carrera política, y optaron por apartarse de su líder, como de una compañía molesta, y entrar a negociar con el bando vencedor para volver a posicionarse políticamente.

Aníbal Montoya

Redactor del periódico marxista argentino

El Militante