Corriente Marxista Internacional

La lucha de los trabajadores del Garrahan, como la del Subte hace unos meses, se ha transformado en un emblema para toda la clase obrera argentina. La dirección del hospital y los representantes del Gobierno lo han intentado todo para doblegar la vol La lucha de los trabajadores del Garrahan, como la del Subte hace unos meses, se ha transformado en un emblema para toda la clase obrera argentina. La dirección del hospital y los representantes del Gobierno lo han intentado todo para doblegar la voluntad de lucha de los trabajadores: insultos, intimidaciones, calumnias, y amenazas como darles un plazo de 24 horas para que levanten la huelga o ser cesanteados.

El gobierno y los medios se escandalizan ahora por los perjuicios a los pacientes causados por las medidas de fuerza. No se los nota tan preocupados en el día a día ante las gravísimas deficiencias del sistema hospitalario, por la falta de insumos de todo tipo en los hospitales y centros de salud, y por los profesionales y trabajadores dedicados que sufren 13 años de congelamiento salarial. Y todo porque se privilegia el pago miles de millones de dólares para la deuda pública en lugar de destinar ese dinero a atender los gastos sociales en salud, educación, infraestructuras, barrios y otras áreas.

Al parecer, es razonable que los miembros del Consejo Directivo del hospital se hayan dado un aumento del 40%, hasta llegar a los 8.000$ para los directores, y en cambio resulta “exagerado” el reclamo de los trabajadores de recibir 1.800 $, un salario justo equivalente a la canasta familiar y que debería ser el salario promedio percibido por cualquier trabajador independientemente del sector donde trabaje.

El gobierno y la dirección del hospital dicen que detrás del conflicto hay una motivación política. Y es cierto. Pero no por el lado de los trabajadores, sino del gobierno y de la dirección del hospital.

Ellos temen con razón que el conflicto del Garrahan se transforme en un caso testigo estimulando al resto de sectores estatales a romper el techo salarial impuesto por el gobierno a los salarios públicos por el pago de la deuda y las subvenciones públicas multimillonarias a bancos y empresas.

También está el interés del gobierno de quebrar la lucha para desembarazarse de las nuevas conducciones sindicales combativas que están apareciendo y que se oponen a las actuales direcciones sindicales burocráticas en la CGT y la CTA que dirigen el movimiento obrero.

Si no fuese así no se entendería entonces que los trabajadores del Hospital Posadas hayan visto satisfecho su reclamo de 1.800$ en el básico y esto mismo se les niega a los trabajadores del Garrahan.

De esta manera, el gobierno de Kirchner una vez más desnuda sus vínculos con las patronales y la defensa de sus intereses. En este sentido, tampoco es una casualidad que el resto de sectores y dirigentes políticos burgueses opuestos a Kirchner (desde López Murphy y Macri hasta Carrió, pasando por Menem, Sobisch y Duhalde)se hayan sumado al gobierno calificando de irresponsables a los trabajadores y algunos de ellos exigido "mano dura".

Es vital por lo tanto rodear de la máxima solidaridad la lucha del Garrahan. Por eso cada vez adquiere mayor importancia extender el conflicto al resto de sectores de salud y estatales que están actualmente en lucha para evitar el aislamiento, viendo las posibilidades de convocar huelgas y movilizaciones conjuntas, los mismos días, al mismo tiempo, organizando marchas en común, sacando el conflicto de dentro del hospital para llevarlo a la calle.

Quienes deberían organizar esto son las direcciones nacional y de Capital de ATE, pero lamentablemente parecen estar más interesadas en una política sindical de pactos y de consenso con las administraciones públicas que en ponerse a disposición de los trabajadores para luchar por sus intereses.

De ahí que la Junta Interna de ATE del Garrahan, como lo ha empezado a hacer, debiera continuar con los esfuerzos para emplazar a todos los sectores en lucha a unírseles en un plan de lucha común para conseguir de esta manera doblarle el brazo al gobierno hasta obtener la satisfacción de los reclamos.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org