Corriente Marxista Internacional

y el SME (México) y el SME (México)

En la madrugada del 11 de octubre, el gobierno espurio de Calderón, presidente de México gracias a un masivo fraude electoral, decretó la liquidación de la empresa pública de electricidad Luz y Fuerza del Centro dejando en la calle a 40.000 trabajadores y a más de 20.000 jubilados sin su pensión garantizada. El gobierno pretendía allanar la privatización del sector eléctrico, para favorecer el negocio de las multinacionales (entre ellas las españolas Iberdrola, Endesa o Repsol), pero también dar un golpe certero al movimiento obrero mexicano, destruyendo a uno de sus sindicatos más combativos, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

La respuesta de los trabajadores no se hizo esperar, se desarrollaron movilizaciones por todo el país y el 15 de octubre una gran marcha en D.F. demostró la enorme solidaridad del pueblo mexicano con los trabajadores de Luz y Fuerza. Medio millón de personas tomaron el centro de la ciudad en una manifestación que duró horas y que fue tremendamente combativa.

Luz y Fuerza está siendo el aglutinante de todo el descontento de la clase obrera y la juventud contra el gobierno de Calderón y sus sucesivos ataques a las condiciones de vida de las masas (privatizaciones, contrarreforma fiscal...). Pero también se está reflejando el rechazo al sistema capitalista que ha sumido a México en su crisis más grave, provocando más paro y más pobreza. Esta lucha enlaza directamente con las movilizaciones contra el fraude electoral de 2006. Todo el potencial revolucionario que la clase obrera mexicana demostró aquellos días sigue presente, con más fuerza aún si cabe.

La Asamblea Nacional de Resistencia Popular, reunida a iniciativa del SME y que ha contado con la participación de 100 organizaciones sindicales, políticas y estudiantiles, convocó el paro cívico nacional del 11 de noviembre como un paso previo hacia una huelga general política. Una huelga de estas características sería un acontecimiento histórico (desde la Revolución, México no había vivido una huelga general) y desde luego traería consigo un enorme impulso a la lucha de clases. Ese es el camino que el SME, las centrales sindicales mexicanas, el PRD y la Conferencia democrática de López Obrador deberían de emprender. La convocatoria de ésta huelga general en México sería la mejor arma para restituir Luz y Fuerza y defender a sus trabajadores y al SME, pero también para derrocar a Calderón y su gobierno ilegítimo.

La lucha por restitución Luz y Fuerza es la lucha de todos los que los oponemos a la opresión y la explotación del sistema capitalista. En esta batalla, los trabajadores revolucionarios del Estado español y de todo el mundo estamos junto a nuestros hermanos de clase mexicanos.

Los trabajadores y sindicalistas que participamos en la 3ª Conferencia Sindical de la Corriente Marxista El Militante, queremos solidarizarnos con los trabajadores de Luz y Fuerza y con su sindicato, el SME, y también con la clase obrera mexicana, que una y otra vez ha demostrado su enorme voluntad de lucha para transformar la sociedad y acabar con el capitalismo.

VIVA LOS TRABAJADORES DE LUZ Y FUERZA Y DEL SME

ABAJO EL GOBIERNO ESPURIO DE CALDERON

VIVA LA CLASE OBRERA MÉXICANA

POR UN MÉXICO REVOLUCIONARIO Y SOCIALISTA



Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org