Imprimir
En los primeros meses de 2009 hemos visto desarrollarse procesos aparentemente contradictorios. Por una parte, la disponibilidad de los trabajadores y la juventud para luchar contra los ataques del gobierno y la burguesía y, por otra, el fortalecimiento del gobierno de Berlusconi, que está buscando un giro autoritario.
En los primeros meses de 2009 hemos visto desarrollarse procesos aparentemente contradictorios. Por una parte, la disponibilidad de los trabajadores y la juventud para luchar contra los ataques del gobierno y la burguesía y, por otra, el fortalecimiento del gobierno de Berlusconi, que está buscando un giro autoritario.

En el congreso de fundación del Partido del Pueblo de las Libertades -PPL, el nuevo sujeto político en el que se unifican Forza Italia con Alianza Nazionale, los herederos del partido neofascista Movimiento Social Italiano- se festejó el fortalecimiento de lo que creen que es un gobierno invencible.
En este espectáculo los medios de comunicación han retratado la toma de posesión de Berlusconi como el líder indiscutible de los reaccionarios de Italia. Anticomunismo, fundamentalismo católico, el odio al sindicato CGIL, el culto a la personalidad, la criminalización de los inmigrantes, la exaltación del mercado libre, el presidencialismo, el olor nauseabundo del fascismo: esto es lo que vimos a finales de marzo en Roma.

El fiasco del PD

El indiscutible dominio de Berlusconi no es una casualidad. Responde a necesidades concretas de la burguesía italiana, que por el momento aparca su crítica a los excesos del Cavaliere. La crisis, con la perspectiva de una explosión social, está haciendo que la patronal italiana sea empujada a confiar en el poder personal de Berlusconi y se lanza en los brazos del "bloque del orden" en torno a este gobierno.
El dique contra la clase obrera ya no puede ser el Partido Demócrata (PD), envuelto en una crisis que tuvo su máxima expresión con la dimisión de Veltroni, después de dos derrotas electorales en las elecciones regionales. Incluso en el terremoto de Abruzzo el nuevo secretario del PD, Franceschini, ha invocado la unidad nacional, en lugar de denunciar al gobierno por su responsabilidad y total falta de prevención en una zona donde se dejaron sentir temblores de tierra de una manera creciente durante meses. Y donde ahora sale a la luz que los materiales de construcción era de baja calidad, con arena de playa mezclada, para abaratar los costes.

Dos millones de trabajadores se echan a las calles de Roma

Por lo tanto, la total falta de oposición a nivel parlamentario está elevando al presidente del gobierno cual señor indiscutible de la política italiana. Sin embargo, la situación fuera del parlamento se caldea. Ha habido protestas en los últimos meses, algunas de ellas muy importantes. El 13 de febrero medio millón de trabajadores metalúrgicos y del sector público marcharon en Roma en ocasión de la huelga de ocho horas declarada por la central sindical CGIL.
El sábado 4 de abril, la CGIL llevó a dos millones de personas a las calles de Roma para oponerse al desmantelamiento de los convenios nacionales. La voluntad de no dejar a Berlusconi y Confindustria salirse con la suya fue el motivo por el que cientos de miles de personas quieren seguir el camino de las movilizaciones. El evento de Roma refleja dos cosas; la primera que los trabajadores no se rinden, la segunda que tenemos que continuar la lucha. El éxito de la movilización no puede ni debe ser excusa para que los dirigentes sindicales afirmen que esto es el máximo que podíamos hacer. Al contrario, hay fuerza y determinación por parte de los trabajadores para seguir adelante. La cuestión ahora es ¿cómo hacer que un potencial tan grande de movilización sea aprovechado transformándose en un caudal de lucha enérgica, antes de que se disperse? ¿cómo plantear que el conflicto abierto el pasado otoño con las históricas movilizaciones en defensa de la educación pública se profundice?
Los patronos han entendido lo que está en juego y después de esta última demostración de fuerza han decidido no moverse ni un milímetro de su estrategia ofensiva. De hecho, a la ya larga lista de ataques que llevan a cabo -leyes antihuelga, aumento de la edad de jubilación de la mujer, manipulación del texto sobre la seguridad en el lugar de trabajo, etc.- se añadirá la confirmación del despido de más de 42.000 trabajadores de la educación pública en los próximos dos años.
El 4 de abril ha sido una muestra indiscutible del apoyo que tiene la CGIL y también representa un hito. Pero se da un salto cualitativo en el conflicto o se corre el riesgo de que la dirección de la CGIL vuelva a moderar sus objetivos. Los trabajadores esperaban que el secretario general, Epifani, solucionara esta disyuntiva en el mítin del Circo Massimo en Roma. Sin embargo, y una vez más, Epifani no ha hecho otra cosa que pedir, aunque con tono imperativo, a Berlusconi, a Confindustria y a las otras dos principales centrales sindicales aliadas del gobierno (CISL y UIL) que accedieran a sentarse a otra mesa para discutir.

Continuar la lucha

Contrariamente a este planteamiento es necesaria una nueva etapa para elevar el nivel del conflicto. Resistir fábrica a fábrica, categoría por categoría, requiere otro nivel de organización, de determinación y unas consignas adecuadas a la situación: la nacionalización de los bancos bajo control obrero, la garantía de los salarios, el bloqueo de los despidos. En resumen, la puesta en discusión total de este sistema económico.
Los comunistas tenemos ahora la siguiente tarea: volcar en el conflicto de clases todas las actividades sociales de su organización, Refundación Comunista (PRC). Esto es lo que intentamos hacer los partidarios de la corriente marxista Falce Martello (Hoz y Martillo). Lo hemos hecho en una lucha tan simbólica como la de Fiat en Pomigliano d'Arco. En esta fábrica, la agrupación del PRC es protagonista de la lucha contra el temido cierre de esta fábrica de 5.000 empleados y de la que dependen decenas de miles de puestos de trabajo indirectos. El 5 de marzo más de 500 personas asistieron a una reunión con Rinaldini (secretario general del Metal de CGIL) y Ferrero (secretario general de PRC), organizada por la agrupación comunista de Fiat Auto-Avio. En este debate la consigna de la nacionalización bajo control obrero ha sido el tema central. Rifondazione Comunista puede volverse la organización de referencia de la clase obrera si logra generalizar esta iniciativa.
En las próximas elecciones europeas, RC será el principal promotor de la "lista comunista y anticapitalista". El PD y PPL de Berlusconi han aprobado conjuntamente en el parlamento una barrera electoral del 4% en contra de la izquierda. Si, y sólo si, RC sabe encontrar su razón de ser en la lucha de clase, el 4% de votos se pueden superar fácilmente. La corriente marxista del PRC vamos a emplearnos a fondo para lograr este importante objetivo.