Corriente Marxista Internacional

Alessandro Giardiello es dirigente de la corriente marxista del PRC agrupada en el periódico Falce Martello (Hoz y Martillo). La corriente marxista defendió una ponencia política alternativa en el último congreso del PRC Alessandro Giardiello es dirigente de la corriente marxista del PRC agrupada en el periódico Falce Martello (Hoz y Martillo). La corriente marxista defendió una ponencia política alternativa en el último congreso del PRC.

El Militante.— En estos momentos el gobierno de Berlusconi está en crisis y la perspectiva para las próximas elecciones es una probable derrota de la derecha. ¿Cómo se posiciona la dirección de Refundazione ante estos acontecimientos y cuál es la postura de Falce e Martello?

Alessandro Giardiello.— En las últimas elecciones municipales la derecha ha perdido cuatro millones de votos respecto a las elecciones generales de 2001. Berlusconi y su partido (Forza Italia) está en crisis y se prepara una victoria del centro-izquierda en las próximas elecciones. La dirección de Rifundazione Comunista que en las últimas elecciones se presentó por separado, ha decidido entrar en una alianza de colaboración de clase liderada por un representante de la burguesía: Romano Prodi. El pacto de Bertinotti con los partidos de la burguesía es un gran error.

Este giro a la derecha decidido por el secretario del PRC, Fausto Bertinotti, ha encontrado en el último congreso del partido un apoyo de sólo el 59% de los militantes. El 41% de los camaradas se opusieron a entrar en una coalición con Prodi. Rifundazione Comunista se ha convertido en el partido italiano con mayor oposición a su secretario general. La oposición estaba dividida en cuatro posiciones distintas, la mayor fue la de L’Ernesto, la corriente neoestalinista del PRC.

Por lo que se refiere a nuestra postura, hemos presentado un documento que, desde su mismo nombre, representaba muy claramente el programa que hemos defendido: “Romper con Prodi, preparar una alternativa obrera”. Los ejes fundamentales que hemos planteado en el congreso se pueden resumir en tres puntos:

· Romper con todos los representantes de la burguesía y sus organizaciones.

· Orientar el partido a la base de DS y de la CGIL proponiendo un frente único sobre la base de un programa clasista.

· Preparar el camino para un gobierno obrero que implica necesariamente la ruptura de L’Olivo (la alianza orgánica entre la Marguerita, el SDI y DS, y que proponen disolver el principal partido socialdemócrata italiano para convertirlo en un partido democrático y liberal).

También hemos planteado en el congreso una lucha ideológica en defensa de las ideas del marxismo contra las “innovaciones” del secretario Bertinotti, que ha abandonado la teoría leninista del imperialismo y la teoría marxista del Estado y la revolución.

La línea derechista impresa en los últimos años por Bertinotti se acerca cada día más a un radicalismo de naturaleza pequeñoburguesa con el obstinado rechazo del secretario a dar apoyo a la resistencia iraquí o a cualquier lucha “violenta” que puedan llevar a cabo los oprimidos contra los opresores.

EM.— ¿Cuál es el balance que hacéis del último congreso del PRC y de la intervención en él de Falce e Martello?

AG.— En el último congreso nuestra posición lo tenía muy difícil porque era la menos conocida, la única que no tenía un liberado del partido y que ha tenido que recoger firmas entre la base para poder presentarse. Además había tres mociones a la izquierda del secretario general que se reclamaban revolucionarias.

Lo más significativo es que hemos podido defender nuestras posiciones en más de 1.300 asambleas internas del partido y hemos contactado con centenares de compañeros. Esto nos ha permitido construir nuestra corriente en 25 nuevas federaciones provinciales. Más de doscientos compañeros han decidido apoyarnos en las próximas batallas que se preparan en el partido.

En diciembre tendremos la Conferencia de la Juventud Comunista, donde tendremos una influencia cercana al 10%.

Hay mucho camino por andar, más del que parece durante los próximos meses y años. Cuando el partido tenga ministros en el gobierno de colaboración de clases eso hará que miles de compañeros se orienten hacia nosotros.

Las otras tendencias de oposición presentes en el partido no representan una alternativa real.

Falce e Martello está consiguiendo una influencia crecimiento dentro del movimiento obrero y juvenil, creo que va a jugar un papel muy importante en las luchas que inevitablemente surgirán contra la política del futuro gobierno de L’Unione [nombre de la nueva coalición entre los partidos burgueses, DS y PRC]. Ofreceremos una respuesta obrera y socialista a la crisis profunda que atraviesa el capitalismo italiano. Nunca como hoy el reformismo se ha convertido en una utopía y es el marxismo revolucionario la única respuesta realista para satisfacer la necesidad de los trabajadores y los oprimidos.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org