Imprimir
No lleva ni tres años en el puesto y el gobierno de Nueva Democracia (ND) en Grecia se está enfrentado a una crisis seria. Llegó al poder en 2004 no tanto por su programa sino más bien a pesar de él. El anterior gobierno del PASOK había reducido su b Fred Weston y Stamatis Karayannopoulos

No lleva ni tres años en el puesto y el gobierno de Nueva Democracia (ND) en Grecia se está enfrentado a una crisis seria. Llegó al poder en 2004 no tanto por su programa sino más bien a pesar de él. El anterior gobierno del PASOK había reducido su base social aplicando la política dictada por las grandes empresas. Había alcanzado un punto donde una capa significativa de la población no veía otra alternativa sino votar a ND para librarse del gobierno del PASOK.

Por supuesto ND no explicaba detallada y claramente que iba a hacer en realidad. También tuvo el lujo de que se celebraran en Grecia los Juegos Olímpicos, con todos los proyectos de construcción y gasto que los acompañan, así como la financiación de la UE. Esto permitió un breve período de expectación entre un sector del electorado. Todo lo bueno ya se ha terminado.

Las últimas encuestas dicen que en unas elecciones generales ND conseguiría un 37,9 por ciento, el PASOK un 35,1 por ciento, el KKE un 7,8 por ciento, el Synaspismos un 3,4 por ciento y el LAOS (extrema derecha encabezada por Karatzaferis) un 3,4 por ciento. Las últimas elecciones municipales ciertamente revelan una caída del apoyo a ND, pero lo trataremos más adelante. En la segunda vuelta de las elecciones en siete zonas, el PASOK ganó en 5 y ND sólo en 2, mientras que la política del KKE era el “voto en blanco” o “invalidar la papeleta”. [La ley electoral establece que si en la primera ronda ningún candidato consigue más del 42 por ciento se producirá una segunda vuelta entre el primero y el segundo candidatos con más votos].

Oleada de escándalos

Tenemos un increíble espectáculo en los medios de comunicación griegos, con figuras dirigentes de ND apareciendo en televisión obligados a pedir disculpas por los muchos escándalos en los que está implicado el partido. También se “disculpan” por la ausencia de soluciones del gobierno ante los problemas que tienen los trabajadores griegos, e incluso por los violentos métodos policiales que el gobierno ha utilizado contra las protestas de trabajadores y estudiantes. Esto revela que están apareciendo divisiones dentro de la propia clase dominante. El capitalismo griego está obligado a pasar a la ofensiva contra los trabajadores, pero está siendo más difícil de lo que imaginaban hasta hace poco muchos capitalistas griegos.

Los periódicos publican constantemente listas de personas de ND que han tenido que dimitir debido a uno u otro escándalo. El último implica las contribuciones a los seguros de los trabajadores. Dos destacados dirigentes de ND tenían estrechas relaciones con empresas privadas que no estaban pagando las contribuciones al seguro. Les estaban encubriendo y embolsándose parte de los fondos que no pagaban.

Todos estos escándalos están dando la impresión de que todo el sistema está corrupto, que la corrupción es rampante a todos los niveles. El gobierno intenta encubrir todo con palabras demagógicas sobre “combatir a la corrupción”, pero la mayoría de la población ve la corrupción tan extendida y comprenden que deben hacer algo drástico para acabar con ella.

La gente no se cree la propaganda oficial, porque estos no son los primeros escándalos que estallan en Grecia. Sólo hace un año hubo tres importantes escándalos que implicaron a la Iglesia y a la judicatura.

Falta de inversión

Lo único de lo que el gobierno de ND puede alardear es la supuesta “alta tasa de crecimiento”, que está cerca del 4 por ciento. Pero este “boom” oculta la situación real. No está basado en la inversión. En realidad Grecia es el último país de Europa en Inversión Directa Extranjera. La industria griega está estancada, crece escasamente un uno por ciento al año. El único sector que realmente está creciendo es la industria de la construcción.

El consumo también es otro elemento importante que está contribuyendo al “crecimiento”, pero se basa en unos niveles enormes de crédito. Muchas personas simplemente están pidiendo dinero prestado para sobrevivir. Los bancos han estado concediendo muchos préstamos y consecuentemente –por ahora- han estado consiguiendo enormes beneficios. En el primer semestre de 2006 los bancos aumentaron sus beneficios entre un 35 y un 60 por ciento.

Hay otra parte en esto. El tipo de interés en Grecia es el doble que la media de la UE, eso significa que aunque el préstamo proporcione un alivio temporal, a largo plazo aumenta la carga sobre los hombros de los trabajadores. Ya las deudas combinadas de las familias y empresas griegas han alcanzado el equivalente al 70 por ciento del PIB.

De estas cifras está claro que un boom basado en el crédito no puede durar mucho. Sobre bases capitalistas, la única solución al gobierno de ND es iniciar un ataque serio contra los trabajadores. Desesperadamente intentan atraer inversión del extranjero y la única forma de hacerlo es creando un entorno económico más apetecible para los capitalistas extranjeros. Eso significa más flexibilidad laboral, costes laborales más bajos y cosas por el estilo.

Este gobierno también ha intentado “trucar las cuentas” de cálculo del PIB. Dicen que en el pasado se calcula mal y que en realidad el PIB es un 20 por ciento superior a lo que parecía antes. Esto lo hacen para demostrar que Grecia es un país “rico”. Lo que han hecho es añadir los sectores “no oficiales” o informales, como las drogas, la prostitución, etc., Lo que han hecho es declarar oficialmente ¡que los proxenetas y los traficantes son una parte importante de la economía! En realidad, todo lo que han hecho es exponer la verdadera naturaleza del capitalismo griego. En la práctica todo lo que es consigue es reducir las subvenciones que Grecia recibe de la UE y aumentar los pagos que debe devolver a la UE. De este modo, la carga impositiva inevitablemente subirá. Lo que también ocultan las cifras es la creciente polarización social, con la riqueza concentrada en un lado de la sociedad y la pobreza en el otro.

La huelga de profesores

Como parte de los ataques a los jóvenes y trabajadores, a principios de este año el gobierno intentó cambiar las leyes que rigen el sistema educativo, permitir la introducción de las escuelas y universidades privadas. Esto provocó una masiva respuesta de los estudiantes universitarios. Frente a esta movilización, el gobierno tuvo que dar marchar atrás. Está claro que sólo era una retirada temporal y que volverán a plantear esta cuestión.

Sin embargo, el hecho de que retrocedieran fue un mensaje claro para los trabajadores y jóvenes griegos. Demostró que la lucha militante es la única manera de derrotar a este gobierno. Eso explica por qué inmediatamente después del verano los profesores de primaria salieran a la huelga. Un profesor de escuela en Grecia comienza con un salario básico de 900 euros al mes, pero los precios no se corresponden con niveles salariales bajos. Muchos productos en Grecia cuestan ahora más o menos que en países como Gran Bretaña o Alemania. Así que tienen salarios griegos con precios de la UE. Los trabajadores literalmente no pueden sobrevivir con estos salarios.

Eso explica que la huelga de profesores sea una huelga “ofensiva”. Están exigiendo 1.400 euros mensuales, es decir, un 50 por ciento de aumento salarial. Ahora están en su quinta semana de huelga y el ambiente todavía es muy militante, con más del 50 por ciento de los profesores asistiendo a las asambleas diariamente. El grueso de los participantes son profesores entre 25 y 40 años de edad, muchos de los cuales nunca antes habían ido a la huelga. Están aprendiendo rápidamente qué significa la lucha de clases, también se han enfrentado a la brutal represión policial que no ha vacilado a la hora de atacarles. En algunas familias los dos padres son profesores, así que se enfrentan a una situación particularmente dura. Los profesores llevan ya más de 1.000 euros perdidos en salarios por la huelga y no existe ningún fondo de ayuda para aliviar esta situación.

Muchos trabajadores están en la misma situación que los profesores de primaria. Los profesores de secundaria tienen el mismo nivel salarial. Eso explica por qué también hubo dos días de huelga de solidaridad por parte de este sector. Las encuestas dicen que el 60 por ciento de la población simpatiza con la huelga de profesores.

Tradicionalmente, los profesores de primaria no eran el sector más militante de la clase obrera griega. Es la situación imposible en la que se encuentran la que les ha llevado a luchar. Ahora se han convertido en un punto focal para todo el movimiento de la clase obrera.

En esta huelga hay mucho en juego. Un sector de la clase dominante ha sacado la conclusión de que una retirada sería un error. Vieron esto con el movimiento de los estudiantes universitarios. Los profesores han sacado las lecciones. El dilema de la clase dominante es bastante serio. Retirarse significa dar luz verde al resto de la clase obrera. La continuidad de la lucha es otro problema, porque está endureciendo las opiniones y los trabajadores comienzan a ver la naturaleza real del gobierno de ND. En realidad, algunas estrategas burgueses están sugiriendo que se cambie al Ministro de Educación y se haga una retirada organizada. Cualquier retirada sólo será temporal. Ya se está preparando pasar de nuevo a la ofensiva contra los universitarios.

Si piensan que utilizando la mano dura de la represión eso les ayudará, entonces se pueden llevar una gran sorpresa. En la actualidad, hay unos 600 institutos ocupados por todo el país. Están exigiendo más dinero en educación, más plazas universitarias, se oponen totalmente a la ley de universidades privadas y están expresando su solidaridad con los profesores. También hay movimientos en las universidades donde parece que la situación puede estallar en cualquier momento.

Los dirigentes del PASOK y los sindicatos no dan ninguna dirección

La tragedia de esto es que los dirigentes sindicales, de la federación sindical GSEE, no están movilizando en apoyo de los profesores. Aunque los dirigentes del sindicato de profesores del PASKE (fracción sindical del PASOK) han tenido que adoptar una postura firme con relación a esta lucha, realmente no cuentan con el apoyo real de los dirigentes de la GSEE.

El gobierno es tan débil que con un día de huelga general, combinado con ocupaciones de escuelas y universidades, los profesores ganarían. Marcaría el principio del fin de este odiado gobierno, una victoria de los profesores abriría las puertas de la lucha de clases. Eso es lo que temen los dirigentes de la GSEE.

Esto va unido a la actual dirección del PASOK. Ellos no tienen otra alternativa a lo que está haciendo el gobierno de ND. En realidad, apoyan la privatización. Ya lo hicieron estando en el gobierno. Los dirigentes del PASOK simplemente esperan que el gobierno caiga por la presión creciente. Aunque en la situación actual se vean obligados a hacer una oposición de boquilla, no están organizando activamente dentro de la sociedad para derribar al gobierno. Si el gobierno de ND cae, y si ganan las próximas elecciones, continuarán con la misma vieja política.

Ahora las encuestas demuestran que la diferencia entre el PASOK y ND se ha reducido. Pero sería simplista decir sólo que el PASOK recogería todos los votos de la oposición. Lo que ocurrió en las últimas municipales el 15 de octubre demuestra que se está desarrollando un proceso más profundo. La participación fue del 72, 5 por ciento, que en muchos países estaría considerada como muy alta. En Grecia es una de las más bajas porque la participación habitual es de aproximadamente el 77-78 por ciento. También debemos recordar que técnicamente el voto es obligatorio.

Las elecciones revelan un giro a la izquierda

Los principales partidos que se presentan a las elecciones griegas son ND (Nueva Democracia), PASOK (Partido Socialista), KKE (Partido Comunista), Synaspismos (Alianza de partidos que tiene sus orígenes en el Partido Comunista) y más recientemente el LAOS, una pequeña escisión por la derecha de ND. Debemos observar aquí que en las elecciones generales de 2004 ND consiguió el 45,36 por ciento de los votos, el PASOK un 40,55 por ciento, KKE un 5,9 por ciento, el Synaspismos un 3,26 por ciento, el LAOS un 2,19 por ciento y DIKKI (que ahora apoya al KKE) un 1,79 por ciento.

Anteriormente ya dimos los resultados de estas elecciones municipales e indican varias cosas. La primera es que ND está perdiendo votos. De esto no hay duda. Pero perderían más si no fuera por la pasividad de los dirigentes del PASOK. El PASOK, increíblemente, en lugar de subir realmente ha perdido algo de apoyo. La diferencia de 2004 entre ND y el PASOK era de 5 puntos. Ahora sólo es de un 2,5 por ciento, pero no gracias al PASOK. El KKE ganó casi 2 puntos, eso indica que el voto a la izquierda gira a la izquierda.

El KKE es visto por una capa del electorado como una oposición más seria. El problema es que todavía no es visto como una fuerza opositora viable capaz de echar a ND del gobierno. Eso explica porque el grueso del electorado del PASOK permanece leal al PASOK.

También se ha producido un leve giro a la derecha entre algunos seguidores de ND; pero apenas significativo, aunque eso también subraya el proceso de polarización a derecha e izquierda que se está produciendo.

Este es el cuadro general, pero si miramos las zonas urbanas encontramos un proceso mucho más acentuado. Aquí vemos en algunas ciudades cambios importantes. El nivel de abstención en Atenas, por ejemplo, fue mucho más alto. La participación sólo fue del 58 por ciento, lo que indica desilusión entre algunas capas con todos los partidos. En algunos casos ND pierde una gran parte del voto, particularmente en barrios obreros. Una vez más, vemos el declive de ND pero el PASOK en general sólo se beneficia marginalmente. El principal giro se produce a la izquierda del PASOK, hacia el KKE y el Synaspismos.

En Atenas los resultados del Synaspismos han sido particularmente buenos. Su candidato era Alexis Tsipras, un hombre de 32 años que ha planteado consignas de izquierda y ha apelado particularmente a los jóvenes. Dentro de este partido hubo una lucha entre un sector derechista y la izquierda, el candidato de Atenas iba a ser el de la derecha. Al final ganó el sector de izquierdas. El voto del partido pasó de un 5,3 por ciento de las anteriores elecciones a un 10,5 por ciento. Ahora la izquierda del Synaspismos ha salido fortalecida.

En Atenas también el candidato del KKE, Spyros Halvtzis, recibió un 8,8 por ciento en las municipales, doblando el porcentaje que el partido había conseguido en las anteriores elecciones. El voto combinado que el KKE y el Synaspismos consiguieron en las municipales de 2004 en Atenas fue del 12,5 por ciento, ahora han conseguido casi un 20 por ciento.

En las elecciones a la prefectura de Atenas (que abarcan una zona urbana más amplia) también hay algo que merece la pena observar. En las elecciones locales de 2002 el Synaspismos presentó un candidato que era un héroe de la resistencia anti-nazi, Manolis Glezos. Entonces consiguió un 11 por ciento de los votos. En esta ocasión presentaron a un candidato del ala de derechas, un ex – militante del PASOK, y sólo recibió un 5,7 por ciento de votos. Esto indica claramente que el electorado es muy consciente de a quién está votando. Un candidato de izquierdas por en el ayuntamiento de Atenas y uno de derechas en la prefectura.

Si miramos a otras partes vemos otros acontecimientos interesantes. En el municipio del Pireo (cerca de Atenas) durante los últimos ocho años, en dos elecciones sucesivas, ND había ganado con grandes márgenes sobre el PASOK. En esta ocasión perdieron 15 puntos comparado con las elecciones de 2002 y 13 con las generales de 2003. El PASOK ganó en el Pireo con un 45 por ciento de los votos, 14 más que en 2002 y 9 que en 2003.

En Patras, la tercera ciudad de Grecia, los cambios han sido aún más profundos. En esta ciudad hay un nivel de desempleo muy elevado. Entre las elecciones de 2004 y estas municipales vemos lo siguiente: ND pasó del 38,3 al 34 por ciento, el PASOK del 46,1 al 34,7 por ciento, mientras que el Synaspismos pasó del 3,7 al 18,4 por ciento [aquí increíblemente el Synaspismos salió en apoyo de un cuadro del PASOK que estaba en contra del candidato oficial del partido] y el KKE pasó del 9,9 al 10,1 por ciento.

En Salónica si comparamos las municipales de 2002 con estas elecciones tenemos lo siguiente: ND pasó del 54 al 41,4 por ciento, el PASOK del 27,8 al 21,6 por ciento, el KKE del 9,5 7,4 por ciento, y el Synaspismos del 5,5 al 5 por ciento, pero un candidato independiente “de izquierdas” que no se presentó en 2002 ha recibido un 15,9 por ciento de los votos.

Con algunas variaciones regionales, vemos una imagen similar en todas partes. Por un lado, en aquellas zonas donde ND había conseguido algunos votos de la clase obrera ahora han regresado al PASOK. Pero donde el PASOK era tradicionalmente fuerte vemos un giro aún más a la izquierda hacia el Synaspismos y el KKE. Esta es una indicación clara de que los acontecimientos de los últimos años, veinte años casi ininterrumpidos de gobierno PASOK, seguidos por casi tres de gobierno de ND, han dejado su marca. Los jóvenes están más radicalizados, pero también la clase obrera.

La otra parte de la ecuación es la extrema derecha. Cuando el enfrentamiento de clase se intensifica, es lógico ver giros tanto a derecha como a izquierda. Eso se refleja en la alineación de fuerzas de clase dispuestas para el combate. Pero lo que reflejan estas elecciones es que el giro a la izquierda es mucho más intenso que el de la derecha.

Comparado con las generales de 2004, el LAOS sólo ha ganado un punto. En Atenas, en las anteriores municipales de 2002, este partido consiguió un 13,6 por ciento. Ahora ha caído al 3,8 por ciento. Por otro lado, en Salónica, donde en 2002 no tenían candidato, en esta ocasión han conseguido un 7,5 por ciento. ¿Cómo explicar esto? En 2002 el líder nacional del LAOS se presentó por Atenas. Este año decidió presentarle por Salónica. Esto indicaría que el partido no tiene raíces fuertes y sólo puede atraer a una capa del electorado una personalidad nacional conocida. Sin él no consiguen apenas resultados.

Sin embargo, no podemos dar por sentado que este partido no crecerá. Por ahora la burguesía gobierna a través de ND, pero tarde o temprano este partido quedará totalmente desacreditado a los ojos de muchos, y están los que buscan una opción más derechas que por supuesto girarán hacia el LAOS. Por supuesto seguirá siendo un partido minoritario, pero sí puede aglutinar a toda una capa de reaccionarios.

Lo principal es insistir en que el principal giro ahora se ha producido a la izquierda. Este proceso continuará en el próximo período. A pesar de los datos concretos de las últimas municipales, el primer ministro de ND, Karamanlis, ha declarado que las elecciones “confirman el apoyo” a sus “reformas”. Añadió que sobre esta base seguirán adelante y que no habrá ninguna “retirada”.

Las conversaciones con el sindicato de profesores se han roto. Pero la línea dura del gobierno insiste en atacar a los trabajadores y la juventud. Ganen o pierdan los profesores, se producirá un endurecimiento de las relaciones de clase en el próximo período. En estas condiciones un gobierno de ND no puede durar mucho. Lo único que lo mantiene en el puesto es la ausencia de una oposición fuerte por parte del PASOK. No es la fuerza del gobierno lo que debemos destacar. Todo lo contrario, es su debilidad. El factor principal en la situación es la poca disposición de los líderes del PASOK y los sindicatos a movilizar las fuerzas de la clase obrera y la juventud. Si movieran el dedo sólo un poco la clase respondería masivamente.