Corriente Marxista Internacional

El martes 18 de junio, momento en que se escriben estas líneas, hay una huelga general en Grecia. Ésta sigue a las dos grandes huelgas generales que sacudieron el país el año pasado. Lo que hizo estallar la furia de los trabajadores griegos entonces Fred Weston

Atenas

El martes 18 de junio, momento en que se escriben estas líneas, hay una huelga general en Grecia. Ésta sigue a las dos grandes huelgas generales que sacudieron el país el año pasado. Lo que hizo estallar la furia de los trabajadores griegos entonces fueron el plan del gobierno para introducir duros recortes en el gasto social, particularmente en el sistema de Seguridad Social. El gobierno proponía subir la edad de jubilación de los 60 a los 65 años, además de reducir las pensiones entre un 20 y 30 por ciento.

Las dos huelgas generales del año pasado obligaron al gobierno a dar marcha atrás. Los trabajadores ya han tenido suficiente y no están dispuestos a aguantar nada más. Hasta entonces los trabajadores griegos habían estado en calma con escasas luchas y huelgas. Como explicamos el año pasado, las dos huelgas generales de abril y mayo de 2001 significaron un punto de inflexión.

Los trabajadores ahora han aumentado su confianza y están dispuestos a luchar. Un testimonio de esto es el número cada vez mayor de huelgas. Los trabajadores del transporte han estado en huelga en varias ocasiones y han extendido la huelga de hoy a 48 horas. No hay autobuses ni metro en Atenas. Los trabajadores marítimos (marina mercante y barcos de pasajeros) también se han declarado en huelga. Los controladores de tráfico aéreo también tienen 48 horas de huelga. Los médicos también han salido.

La diferencia con el pasado es que la mayoría de las luchas del último periodo han terminado en victoria para los trabajadores. Uno de los síntomas claros del ambiente es que la militancia de los trabajadores griegos sigue en aumento.

Todo esto explica por qué el gobierno no ha intentado introducir la ley como el año pasado. Ahora han diluido sus propuestas. Han intentado dividir a los trabajadores, tratando de forma diferente a los diferentes sectores. En el sector privado han hecho algunas concesiones a la edad de jubilación y sobre los niveles de pensiones. Pero para una parte de la clase obrera, los trabajadores jóvenes, las condiciones han empeorado. La idea era enfrentar a los trabajadores más viejos. También han hecho duros recortes en el sector público, aunque no tan duros como los del año pasado. Las más afectadas con estos recortes han sido las mujeres, especialmente aquéllas que tienen hijos. La realidad es que para la mayoría de la clase obrera, con las nuevas propuestas, hay un empeoramiento de sus condiciones de vida.

El papel de los dirigentes sindicales del PASKE

Sin embargo, como el gobierno ha presentado una versión descafeinada, los dirigentes sindicales del PASKE (aquéllos más próximos al PASOK, que ahora está en el gobierno) han intentado presentar las nuevas propuestas como una ley buena, lo que ha afectado a la participación en la manifestación. Los dirigentes del PASKE —que está dentro del GSEE, que une a todas las federaciones sindicales— votaron en contra de la huelga aunque luego dijeron que públicamente la apoyarían. La realidad es que no movilizaron sus fuerzas y esto fue evidente en la manifestación, donde la mayoría de los participantes pertenecían al PAME (sindicato vinculado al Partido Comunista). Deberíamos añadir que la huelga del transporte tampoco facilitó las cosas. Muchos trabajadores no pudieron llegar a la manifestación. La participación en la manifestación fue de unos 10.000 trabajadores.

La huelga fue convocada hoy porque era el primer día del debate parlamentario de la nueva ley. Se debería haber movilizado antes para poder presionar al gobierno. Aunque la huelga fue un éxito, teniendo en cuenta el tamaño de la manifestación y la actitud de los dirigentes del PASKE, el gobierno probablemente seguirá adelante con las nuevas propuestas.

La nueva ley será un paso atrás para los trabajadores, y los empresarios todavía piden más. El gobierno del PASOK ha ido demasiado lejos para los trabajadores y no es suficiente para los empresarios. Esto tendrá un impacto en las próximas elecciones generales en Grecia que se celebrarán en 2004. Sin embargo, antes, hay elecciones municipales en octubre. Todas las encuestas dicen que el resultado más probable es la caída del PASOK y la victoria del partido de la derecha Nueva Democracia (ND). Más que un giro a la derecha, lo que se espera es una gran abstención entre los trabajadores. Una gran derrota electoral en octubre sería el preludio de una derrota en las generales y el triunfo de ND.

Una victoria de ND significaría un nuevo golpe para los trabajadores. Los empresarios querrían conseguir con el ND lo que no han podido conseguir con el PASOK. La política del actual gobierno Simitis sólo está sirviendo para preparar el terreno de la derecha, como ha ocurrido en Italia, en Francia y anteriormente en el Estado español. Si ND vuelve al poder, la responsabilidad recaerá sobre los hombros de los dirigentes de derechas del PASOK.

Sin embargo, hay otra cara de la moneda. Un ataque del ND sería visto como una provocación contra la clase obrera. Y con el PASOK en la oposición, la presión se acumularía sobre los dirigentes del PASKE para que movilizasen a los trabajadores junto con el PAME. Lo que veremos es una escenario similar al que hemos visto hace poco en Italia con Berlusconi, donde millones de trabajadores han participado en una huelga general.

El año pasado los trabajadores griegos rompieron el hielo en Europa. Las dos huelgas generales fueron un anticipo de lo que llegará para el resto del continente. Esto se ha confirmado ampliamente con lo visto en Italia y Francia, y lo que ahora se está produciendo en el Estado español. Los trabajadores griegos se moverán de nuevo y de una manera decisiva en el próximo periodo.

Aunque la manifestación de hoy fue relativamente pequeña, es importante observar que las nuevas capas estaban presentes. Grupos de trabajadores que nunca habían participado en una huelga estuvieron manifestándose frente al parlamento. Eran jóvenes trabajadores que entraban por primera vez en la lucha. Toda la clase obrera griega está sacudida por la situación general. Capa tras capa cada vez son más militantes. Se avecinan años tormentosos.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org