Imprimir
La indignación por las causas del accidente de metro del 3 de julio, y por la actitud chulesca y soberbia del conseller García Antón y de los gobernantes del PP, se ha expresado en concentraciones espontáneas, foros de opinión y casi en cualquier esq La indignación por las causas del accidente de metro del 3 de julio, y por la actitud chulesca y soberbia del conseller García Antón y de los gobernantes del PP, se ha expresado en concentraciones espontáneas, foros de opinión y casi en cualquier esquina de Valencia y su zona metropolitana. Después de entrar en contacto en varias concentraciones, unas cuantas personas (algunos de ellos de plataformas vecinales, asociaciones de estudiantes y políticas) nos reunimos el jueves 13 y decidimos formar este comité abierto a todas las personas (y asociaciones de izquierda) dispuestas a que la tragedia del 3-J no quede en el olvido y a conseguir unos transportes y en general unos servicios públicos seguros y de calidad. Y ante las familias obreras y los jóvenes de Valencia y su periferia manifestamos:

1. Ante toda la avalancha de información, queda absolutamente claro que el accidente de metro del lunes 3 de julio hubiera sido totalmente evitable, si Metrovalencia contara con los medios necesarios y la plantilla suficiente. La dificultad del recorrido de la línea 1, las malas instalaciones, el pésimo mantenimiento de unos convoyes antiguos, la insuficiente formación recibida por al menos algunos conductores (el fallecido sólo tuvo 14 jornadas de práctica), la presión cada vez mayor para alargar la jornada y acortar los descansos, la inexistencia de sistemas de seguridad efectivos (en primer lugar, del ATP), el desprecio continuo a las denuncias y demandas de los trabajadores con respecto a la seguridad, son todos factores de riesgo que en conjunto provocaron este enorme desastre. Con una simple baliza de 3.500 € se hubiera evitado el accidente.

2. La causa ha sido la discreta pero incesante desinversión en el metro y en el resto del transporte público. Una segura y digna red de metro, una buena flotilla de autobuses urbanos e interurbanos, para todo el mundo y no sólo para los habitantes de las zonas más lujosas, no luce tanto como actuaciones faraónicas en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la visita del Papa o la Copa del América. En general, durante ya muchos años el PP ha rebajado considerablemente la calidad de los servicios públicos (sanidad, enseñanza, transportes, recogida de basuras, atención a tercera edad y salud mental…), muchas veces a través de la privatización y el recorte de plantilla. La mayoría de la sociedad, que somos familias humildes, de trabajadores, somos los perjudicados, mientras los políticos responsables, constructores, inmobiliarias y en general los grandes empresarios se han forrado a costa del dinero público.

3. Es necesario una movilización masiva de los trabajadores y los jóvenes del País Valenciano. ¡Ya está bien de que nuestros recursos sean utilizados en beneficio de una minoría y no de la mayoría de la sociedad! No confiamos más en palabras, sólo podemos confiar en la lucha. La respuesta a esta masacre de los dirigentes de las principales organizaciones de izquierda, y en primer lugar de los sindicatos del metro, ha sido demasiado tibia y lenta. Hemos de presionar para que esas organizaciones sirvan para lo que fueron creadas, para luchar. A la vez, hemos de organizarnos, os animamos a participar del comité. Esta lucha no puede quedarse en acciones simbólicas, hemos de demostrar que las familias obreras afectadas por la desinversión en los servicios públicos somos mayoría. Proponemos como reivindicaciones:

- Dimisión inmediata de García Antón. Justicia y castigo a los culpables.

- Investigación PÚBLICA, con participación de los trabajadores del metro y de los afectados, del suceso y de todas las deficiencias del metro. Plan de inversión masiva. Instalación inmediata del ATP (sistema de frenado automático) en la línea 1. Mejora de la formación de los conductores, sustitución de los convoyes antiguos, recorte de la jornada laboral y aumento de la plantilla.

4. Consideramos que la mejor forma de garantizar estos puntos es echando al PP de la Generalitat y los Ayuntamientos que gobierna. Pero no sólo eso. Esta tragedia demuestra de forma brutal cuánto vale la vida del obrero en el sistema capitalista. Se nos reprime y se nos masifica en barracones cuando somos jóvenes, nos explotan más y más en las empresas, nos despiden cuando sacan más beneficios especulando con los terrenos, y hasta estaríamos matando y muriendo en Irak, si no lo hubiéramos impedido con la lucha. Hay que cambiar la sociedad de arriba abajo, hay que luchar por un socialismo genuino, donde las necesidades de la mayoría de la sociedad sean ley.

correu:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Telfs. provisionals : 96-360 02 19 i 630-94 51 03