Imprimir

El Sindicato de Estudiantes convocará huelga general el 22 de octubre si el Gobierno no retrocede

El gobierno ha presentado como será la nueva selectividad.  En primer lugar condenamos que, una vez más, los ministerios opten por legislar en verano, a espaldas de la comunidad educativa. ¿En qué país de Europa se puede concebir que la principal organización de estudiantes se entere de un decreto de esta importancia por la prensa?

El Sindicato de Estudiantes convocará huelga general el 22 de octubre si el Gobierno no retrocede

 

El gobierno ha presentado como será la nueva selectividad.  En primer lugar condenamos que, una vez más, los ministerios opten por legislar en verano, a espaldas de la comunidad educativa. ¿En qué país de Europa se puede concebir que la principal organización de estudiantes se entere de un decreto de esta importancia por la prensa?

Las formas han sido nefastas, pero peor es el contenido. Más allá del lenguaje acerca de la "flexibilidad" y la "libertad de opción" lo cierto es que la prueba, de prosperar el decreto que está proponiendo el gobierno, supondrá un grave endurecimiento y además abrirá las puertas para que sean las universidades las que seleccionen al alumnado.

¿Por qué es un endurecimiento?

Introducción de la prueba oral de idioma. El Ministerio habla de que no será una medida inmediata pero con la calidad actual de las enseñanzas de idiomas en el sistema educativo esta medida beneficiará claramente a los estudiantes que puedan permitirse academias privadas y otras medidas que no están al alcance de la mayoría de los hijos de los trabajadores.

Será necesario sacar un 5 para aprobar. Hasta ahora con un 4 de media en la selectividad se consideraba que el estudiante era apto para estudiar en las universidades, máxime cuando para hacer la selectividad el estudiante ha superado con éxito los dos años de bachillerato. Aunque si se ha sacado más de 6 en bachillerato el estudiante seguirá siendo apto con un 4, con este endurecimiento un porcentaje nada despreciable de estudiantes se quedará fuera. Cuando Rajoy como ministro de educación trató de introducir una medida similar, de haberlo logrado, hubiera supuesto suspender a un 20% de los estudiantes que aprueban la selectividad.

En la práctica será obligatorio hacer las pruebas "voluntarias". Porque las universidades subirán las notas de corte y por lo tanto aquel estudiante que quiera acceder a la mayoría de las carreras no le quedará más remedio que hacer unos exámenes que, al ser tipo test seguramente serán mucho más complejos que los exámenes actuales. Además como los exámenes "obligatorios" durarán menos tiempo seguramente la presión sobre el estudiante será mucho mayor. Toda la estructura potencia un modelo educativo basado en la competencia entre estudiantes, el estrés y la presión reforzando todos los criterios antipedagógicos que caracterizan a la selectividad. Al final, de los actuales cinco exámenes (6 donde hay lengua propia), muchos estudiantes pasarán a tener que hacer 7 (8 donde hay lengua propia).

Habrá menos posibilidad de elección... de carreras universitarias. El Ministerio asegura que habrá más posibilidades de elección para el estudiante... pero se olvida de aclarar que habrá menos posibilidad de elección de carreras universitarias, que es lo que realmente interesa al estudiante. Antes de hacer la selectividad el estudiante tendrá que tener muy claro que carrera desea cursar para hacer los exámenes que le permitan acceder a la misma. Pero si no le da la nota se quedará literalmente "con el culo al aire" ya que hasta ahora el estudiante podía aspirar a entrar en distintas carreras universitarias, tenía un abanico mayor de posibilidades. Con la nueva selectividad las posibilidades se reducen lo que sí puede provocar que más de uno o dos estudiantes se vean obligados a presentarse una y otra vez a los "exámenes voluntarios" para conseguir la nota necesaria. En cualquier caso esta medida busca que muchos estudiantes, tras hacer la selectividad y comprobar que su nota no le da para acceder a la carrera elegida, abandonen la idea de estudiar en la universidad.

Las universidades seleccionarán al alumnado. Las universidades podrán subir la nota (hasta medio punto) en determinadas asignaturas que consideren fundamentales para cursar determinadas carreras universitarias. Es evidente que más allá del discurso sobre la "especialización", directamente es una medida que posibilitará que las universidades seleccionen qué estudiantes pueden cursar unas u otras carreras. Contradictoriamente, mientras que se exige más especialización en la selectividad, los nuevos grados que impone el Proceso de Bolonia, contienen enseñanzas más básicas y generales que las actuales licenciaturas.

La nueva selectividad no está al margen de la LOU, la LOE y el Proceso de Bolonia. No es casualidad que en los medios de comunicación haya una campaña consciente para desmotivar al estudiante y evitar que intente estudiar una carrera universitaria. A los capitalistas les sobran licenciados pese a las enormes necesidades sociales que habría que cubrir. Esta nueva selectividad contribuirá a impedir que los hijos de los trabajadores puedan conseguir un título educativo superior.

El Sindicato de Estudiantes defiende la supresión de la selectividad porque el estudiante ya ha demostrado su capacidad en el bachillerato, al tiempo que exigimos que inspección educativa impida a los centros privado-concertados inflar sus notas. Pero desde luego lo que no consentiremos es un endurecimiento de la prueba. Si ya contábamos con movilizarnos en otoño para luchar contra la privatización de la educación pública, esta "novedad" será munición para un otoño caliente.

Recordamos a Mercedes Cabrera y a Cristina Garmendia que el PP con Rajoy como ministro de educación ya intentó en el curso 99/2000 un endurecimiento similar de la selectividad lo que provocó un importante movimiento de estudiantes que forzó a la retirada de la medida.

En Madrid a 09 de julio de 2008.


 

NOTA DE PRENSA. Madrid, 17 de julio de 2008.

Fuera el decretazo de la selectividad

El Ministerio de Educación pretende aprobar en verano, de espaldas a los estudiantes, el Decretazo de la selectividad.

Los estudiantes saldremos masivamente a la calle en octubre contra este ataque brutal por parte del Gobierno de Zapatero.

Hoy hemos conocido la convocatoria de una reunión del Consejo Escolar del Estado para el próximo 29 de julio que tiene como punto único del orden del día dictaminar el proyecto de Real Decreto por el que el Gobierno del PSOE pretende aprobar un ataque sin precedentes contra el derecho de los estudiantes a acceder a la universidad, endureciendo brutalmente el examen de Selectividad.

El pasado lunes, 14 de julio, el Sindicato de Estudiantes mantuvo una reunión con el Director General de Ordenación Académica del Ministerio de Educación, Javier Vidal, donde pudimos constatar que no había intención alguna de modificar el texto presentado, que supone un endurecimiento en toda regla del acceso a la universidad, que ya de por sí ha visto decrecer la cifra de estudiantes matriculados de forma alarmante en los últimos años. En ese momento transmitimos al Ministerio nuestra decisión de movilizar masivamente a los estudiantes en todo el Estado en el caso de que no se retirarse inmediatamente el texto presentado para poder establecer un debate ordenado sobre una cuestión tan sensible para los estudiantes y para el conjunto de la comunidad educativa.

Tras el anuncio de movilizaciones, el Gobierno ha reaccionado, desgraciadamente, como lo hacía el retrógrado Gobierno de Aznar, legislando en verano por Decreto para introducir ataques, despreciando de esta manera la opinión de la comunidad educativa: padres, profesores y estudiantes. Vamos a denunciar esta maniobra caciquil en todos los centros de estudio al comienzo del próximo curso y anunciamos desde ya la convocatoria de movilizaciones en octubre.

El Sindicato de Estudiantes sigue defendiendo la eliminación de la selectividad, el acceso de los hijos de los trabajadores a la universidad y la creación de las plazas necesarias en la educación superior para cubrir la demanda real existente sin trabas, ni económicas ni académicas.

Recordamos, además, que el último intento de endurecer de forma similar la selectividad, con el objetivo de lisiar el acceso de los hijos de los trabajadores a los estudios superiores, fue el realizado por el PP con Mariano Rajoy como ministro en 1999. Tuvo que retroceder por las masivas movilizaciones estudiantiles convocadas por el Sindicato de Estudiantes bajo su despacho y se convirtió en uno de los ministros de educación más fugaces y lamentables de los últimos años.

Se está lanzando un torpedo a la línea de flotación de la educación pública. El intento de endurecimiento de la selectividad no está al margen de otros ataques, como los Planes de Bolonia que buscan la elitización y la privatización de la universidad con el objetivo de expulsar a los hijos de las familias trabajadoras de los estudios superiores. Este conjunto de medidas derechistas serán respondidas. Instamos al Gobierno del PSOE a rectificar su giro a la derecha en todos los ámbitos y a hacer una política que responda realmente a los intereses de los trabajadores y la juventud y no a los de los grandes empresarios, la gran banca y las grandes multinacionales.

Ejecutiva Estatal del Sindicato de Estudiantes.

(Contacto: 626.911.605)