Corriente Marxista Internacional

Quien no esté familiarizado con el mundo universitario seguramente no conozca los cambios que han sufrido las universidades en pocos años. Cada vez son más parecidas a empresas (y terminarán siendo empresas cuando lleguen los planes de Bolonia). Cada año se desarrollan más centros mixtos de investigación, pagados por el Estado y administrados por empresas en los que los alumnos trabajan gratis con la excusa de que se están formando para su futuro laboral. Si no hacemos algo al respecto estaremos totalmente controlados y administrados por empresas en menos de lo que esperamos

Quien no esté familiarizado con el mundo universitario seguramente no conozca los cambios que han sufrido las universidades en pocos años. Cada vez son más parecidas a empresas (y terminarán siendo empresas cuando lleguen los planes de Bolonia). Cada año se desarrollan más centros mixtos de investigación, pagados por el Estado y administrados por empresas en los que los alumnos trabajan gratis con la excusa de que se están formando para su futuro laboral. Si no hacemos algo al respecto estaremos totalmente controlados y administrados por empresas en menos de lo que esperamos.
Me gustaría contaros mi caso. He perdido un año de carrera por no tener dinero para la matrícula. El septiembre pasado iba a solicitar la beca del MEC, estaba seguro de que me la concederían (bajos ingresos familiares, residencia lejana de la facultad...), con mis siete asignaturas aprobadas con buenas notas. Pero leyendo las condiciones para la adjudicación de las becas me vi sorprendido con que los requisitos en materia de créditos aprobados habían aumentado, quedándome a las puertas de la beca cuando ya era tarde para solicitar cualquiera de otro tipo.
Viendo que la matrícula que me podía permitir era bastante limitada decidí tomarme un año "sabático" y trabajar a jornada completa para poder ahorrar algo de dinero con el que costearme los estudios al menos un año más. Tras un par de semanas buscando di con un trabajo no muy lejano de mi casa y que se adaptaba a mi experiencia, aprendiz de camarero. Un contrato temporal de 6 meses, asegurado 4 horas, con jornada de 48 horas semanales (muchas semanas llegaban a las 55 ó 60) y un sueldo de 700 miserables euros al mes. Un lujo comparado con la mayoría de trabajos que pude encontrar en la oficina de empleo. Además compaginaba este trabajo con una subcontrata en la que, de pascuas a ramos, te llaman para pequeñas obras de carga-descarga y montaje-desmontaje por 5 euros la hora.
Si el sistema educativo continua en esta línea llegará un momento (no muy lejano) en el que sólo los hijos de los ricos y unos pocos superdotados podrán permitirse el lujo de cursar una carrera universitaria, lo que demuestra claramente los intereses de la clase dominante.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org