Corriente Marxista Internacional

La educación pública madrileña ha sido, sin lugar a dudas, uno de los sectores más atacados por la derecha durante los últimos años. No se trata únicamente de la degradación de las condiciones salariales del profesorado, que ante una inflación galopante ve que sus salarios cada vez valen menos. Esto es sólo una mínima parte de los graves problemas que padece el sector de la educación.

La educación pública madrileña ha sido, sin lugar a dudas, uno de los sectores más atacados por la derecha durante los últimos años. No se trata únicamente de la degradación de las condiciones salariales del profesorado, que ante una inflación galopante ve que sus salarios cada vez valen menos. Esto es sólo una mínima parte de los graves problemas que padece el sector de la educación.

Actualmente estamos presenciando cómo se está llevando adelante un proceso privatizador con un descaro pasmoso; haciendo que, en la práctica, a los padres no les quede más remedio que matricular a sus hijos en la educación privada o, en el "mejor" de los casos, en la privada-concertada. A este respecto los datos publicados por CCOO al inicio de este curso son reveladores. Sólo un tercio de los nuevos alumnos se han matriculado en la escuela pública, siendo la Comunidad de Madrid (CAM) la que tiene un mayor porcentaje de incorporaciones a la red privada.

El PP sigue degradando la enseñanza pública

Otro aspecto relevante es el recorte consciente en el gasto público destinado a la educación. El PP ha conseguido convertir a la CAM en la comunidad que menos porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) invierte de todo el Estado: un raquítico 2,7%, frente al ya de por sí insuficiente 4,4% de media estatal. Otro ejemplo que nos muestra más claramente la situación tan calamitosa que padece la inversión educativa en Madrid es saber que nos encontramos en este concepto por detrás de países como Turquía, Rumanía o Macedonia.
En lo que a la educación infantil se refiere las cosas no están mucho mejor, recientemente se ha dado a conocer el nuevo decreto de mínimos para esta etapa educativa. De llevarse a cabo supondría transformar las guarderías en auténticos almacenes de niños, despojándolas de cualquier tipo de contenido pedagógico, y reduciendo los requisitos mínimos exigidos hasta tal punto que se podría abrir una guardería en un garaje. Aunque esto pueda parecer un chiste (de mal gusto) la verdad es que la realidad es así de cruda.
El ataque a la educación pública se cierra con el que sin duda es el eje central. La privatización sin escrúpulos y el regalo sin disimulo ninguno de suelo público a los empresarios privados y a las órdenes religiosas, con un ideario completamente reaccionario, para que construyan sus centros de "estudio". El caso más indignante es el del nuevo colegio público situado en el pueblo de El Álamo. Aquí el ayuntamiento del PP ha regalado un centro recién construido con fondos públicos y en suelo público a una cooperativa vinculada a los Legionarios de Cristo, por la insultante suma de 75.000 euros al año durante los próximos 50 años. Sólo faltaba el lacito rojo y el papel de envolver. Lamentablemente esto no es un hecho excepcional, en los últimos años los ayuntamientos del PP han regalado más de cincuenta parcelas para la construcción de escuelas privadas.
La situación en los institutos y la propia universidad es muy similar. En los centros de secundaria la falta de inversión se hace cada vez más evidente con problemas tales como la falta de dinero para pagar las reparaciones de calderas, laboratorios insuficientemente dotados de los materiales necesarios, imposibilidad de compra de gasóleo para calefacción o falta contratación de suficiente personal de limpieza.

La comunidad educativa en pie de guerra

Ante esta dramática realidad y el malestar existente en los centros de estudio los dirigente sindicales del profesorado se han visto forzados a lanzar un calendario de movilizaciones con el objetivo de defender sus condiciones laborales y el futuro de la escuela pública. Un paso enormemente positivo y que desde el Sindicato de Estudiantes venimos insistiendo en que se debía producir.
El calendario de movilizaciones convocado por CCOO, UGT, STEM, entre el profesorado y el Sindicato de Estudiantes y apoyado por la FAPA de Madrid cuenta con cinco fechas de movilización. La primera de ellas se celebró el día 3 de abril con la participación en una concentración de más de 5.000 personas frente a la consejería de Educación, reivindicando la retirada del tristemente famoso decreto de requisitos mínimos de la educación infantil. El ambiente durante la concentración fue de gran combatividad, dejando en los presentes una gran sensación de fuerza y la certera impresión de que se está dispuesto a ir hacia una lucha mucho más amplia.
Desde el Sindicato de Estudiantes hacemos un llamamiento a todos los jóvenes a participar de manera masiva en las movilizaciones previstas para los meses de abril y mayo. Los siguientes pasos serán las concentraciones del 15 y 29 de abril a las que está llamada toda la comunidad educativa para defender la escuela pública frente a la privatización y una mayor dotación de recursos económicos para el sector.
Pero hay dos fechas claves. Las huelgas de profesores y estudiantes de primaria y secundaria convocada para los días 7 y 21 de mayo. Huelgas que tiene que prepararse desde ya con asambleas, propaganda, formando comités de lucha en defensa de la enseñanza pública integrados por los profesores, estudiantes y padres. De esta manera, estamos convencidos de que esas huelgas serían un rotundo éxito, al igual que lo fue la manifestación del día 14 de febrero con más de 150.000 profesores y estudiantes en Barcelona en contra de la LEC, una ley cuyo objetivo central también es la privatización de la enseñanza y que entre otras cosas permite da vía libre a la gestión privada de los centros públicos.
La lucha contra la política educativa del Partido Popular debe ser una lucha unitaria de profesores, padres y estudiantes. Estamos convencidos de que, como ha sucedido en otras ocasiones, la movilización masiva de jóvenes y profesores puede ser el pistoletazo de salida para que otros sectores con condiciones de vida y trabajo similares a las nuestras se unan a la lucha para echar a la derecha del gobierno de la Comunidad de Madrid.
La única forma de responder, de manera efectiva, a estos ataques es a través de la lucha y la movilización. En este sentido creemos que es fundamental seguir el ejemplo de las numerosas luchas obreras que actualmente se están dando en Madrid y en el conjunto del Estado. La situación de los servicios públicos en Madrid ha llegado a un límite insostenible; no es sólo la educación, también la sanidad, el transporte, la limpieza, etc. Las movilizaciones de los trabajadores de la limpieza de Metro o de trabajadores de la EMT son las que nos marcan el camino a seguir. La convocatoria de una huelga general en toda la Comunidad de Madrid debería ser el siguiente paso a dar por los sindicatos de clase.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org