Imprimir
 

El 15 de febrero en Alcorcón volvimos a manifestar nuestro rechazo a la manipulación informativa que de la ciudad se había hecho durante el último mes. También denunciamos las medidas tomadas por Delegación de Gobierno durante las semanas pasadas en relación a la supresión de nuestros derechos democráticos más elementales. A pesar de los exámenes, cierres de puertas y tergiversaciones sobre la legalidad de la nueva concentración planteada por el SE, varias decenas de jóvenes acudimos a la plaza del Ayuntamiento a denunciar esta situación.

Una vez allí, pudimos ver cómo nuestras consignas y reivindicaciones conectaban perfectamente con el sentir de los vecinos de la ciudad. La gente que por allí pasaba no sólo cogía con agrado la hoja que repartíamos, sino que permanecían atentos ante lo que estábamos diciendo. En nuestro discurso denunciamos la manipulación de la derecha y los medios de comunicación, la necesidad de un plan serio de inversión en infraestructuras sociales, el estado de sitio implantado en la ciudad durante toda una semana, la permisividad de Delegación de Gobierno con grupos fascistas en contraste con el tratamiento que nos daban a los jóvenes de la ciudad. Por último, criticamos la ausencia de voluntad política por parte de las direcciones de los sindicatos y partidos de izquierda para dar cauce (convocando una gran manifestación en la ciudad) al sentir de todo el pueblo que, como quedó claro con los aplausos de algunos vecinos, sí que querían salir a la calle a defender las mismas posiciones que desde el SE hemos venido planteando durante las últimas tres semanas.
Desde nuestra organización no han sido pocos los esfuerzos realizados por confluir en una manifestación general de jóvenes y trabajadores; sin embargo, en ningún momento las direcciones de PSOE, IU, CCOO y UGT han tenido en mente trabajar por este mismo objetivo. En la práctica han hecho todo lo contrario, confundir y frenar la voluntad inicial del pueblo de Alcorcón a ejercer sus derechos más elementales.
Estos días hemos visto la voluntad de hierro de los jóvenes de la ciudad plantando cara a las manipulaciones de la derecha y los medios de comunicación, también hemos podido ver su fuerza y oposición tajante ante los anuncios de grupos fascistas, indicándoles que no iban ni tan siquiera a tener la más mínima oportunidad de poner un pie en Alcorcón, ya que los jóvenes de la ciudad estaban firmemente organizados para impedirlo.
Esta lucha ha demostrado cómo con las ideas apropiadas y con la participación de los jóvenes y trabajadores, de una situación tan dramática y compleja, como la que hemos vivido estos días en la ciudad, se haya conseguido que lejos de ser vistos como racistas y violentos, finalmente la ciudad se haya convertido en un referente de lucha para los sectores más combativos. Aunque no debemos olvidar que si las direcciones de sindicatos y partidos de izquierda hubiesen querido, este mensaje habría quedado más claro para una capa más amplia de trabajadores y jóvenes.
En cualquier caso la lucha no ha terminado, ahora pasa a otro plano: Organizar grupos del Sindicato de Estudiantes en cada instituto de la ciudad para que así, ante los ataques que ya se perfilan con el nuevo borrador de "Convivencia" de la Comunidad de Madrid, la respuesta que le demos sea mucho más contundente, y de esta forma podamos defender en mejores condiciones nuestros derechos democráticos.