Corriente Marxista Internacional

La nueva ministra de Educación, Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo, recibió el pasado 17 de mayo a una delegación del Sindicato de Estudiantes. Mientras que su antecesora nunca nos recibió, ahora nos convocan antes que a cualquiera de las organizaciones d La nueva ministra de Educación, Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo, recibió el pasado 17 de mayo a una delegación del Sindicato de Estudiantes. Mientras que su antecesora nunca nos recibió, ahora nos convocan antes que a cualquiera de las organizaciones de la derecha. El objetivo de la reunión para el Sindicato de Estudiantes era conocer en qué se concretaba el “impulso a la educación” que se suponía traía la nueva ministra.

Realmente la reunión fue decepcionante y lo único que podía aportar Mercedes Cabrera era “talante”. Sin embargo, mientras que no era capaz de responder a nuestras preguntas sobre el desarrollo de la LOE (la ley de los institutos recientemente aprobada) sí hizo una defensa de los Planes de Bolonia y de una reforma de la LOU (ley de universidad) que no modificará lo fundamental de esa ley reaccionaria impuesta por el PP: privatización de la universidad, elitización de la misma y predominio de las grandes empresas en su seno.

Como explicamos en el anterior número de El Militante, el Ministerio quiere hacer guiños a la izquierda y seguir aplicando la misma política que nada tiene que ver con las necesidades de la educación pública. El objetivo de la nueva ministra es poder modificar la LOU e imponer los Planes de Bolonia (que generalizarán los másters) sin que haya ninguna respuesta de los estudiantes. El gobierno ha visto la lucha en Francia protagonizada por la juventud, está viendo la lucha por la vivienda, recuerda cómo fueron las luchas contra el PP y quiere evitar cualquier tipo de cauce que pueda expresar el descontento de la juventud.

Continúan las movilizaciones

en defensa de la

universidad pública

El 11 de mayo se realizó la tercera jornada de movilización contra la “mercantilización de la universidad”. La movilización más importante fue la celebrada en Madrid, donde se agruparon 4.000 estudiantes. Pese a la insuficiente convocatoria y a las fechas, la asistencia demuestra que hay un sector de la juventud que tiene claro lo que supone los Planes de Bolonia y la LOU y que sabe que el camino es la lucha y la movilización. Además somos jóvenes que también tenemos muy claro que el camino para garantizar unas condiciones de vida dignas es romper con el sistema capitalista, lo que anticipa una conclusión que cada vez más jóvenes y trabajadores de todo el mundo tienen claro.

El SE, que participa en este movimiento, ha planteado a las organizaciones convocantes la necesidad de dar un contenido más claro a la lucha. Esta movilización tiene que defender la universidad pública y de calidad, tiene que exigir un aumento de la financiación pública a la universidad y no puede tener una actitud sectaria con los jóvenes que desconocen los ataques que está planteando el gobierno.

Se necesita, por tanto, una campaña seria de explicación, paciente, que además vincule los problemas de la universidad con los demás problemas que sufrimos los jóvenes: precariedad laboral, vivienda prohibitiva, etc. Además el movimiento debería de orientarse hacia las organizaciones de izquierdas para presionarles para que se sumen a la lucha. Si queremos evitar estos ataques a la universidad necesitamos grandes movilizaciones unitarias de trabajadores y estudiantes, en las que participen los sindicatos de clase y apoyadas por las demás organizaciones de la izquierda.

Juanjo López

Secretario general del SE


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org