Imprimir
Al día siguiente de que la LOE (Ley Orgánica de Educación) fuera aprobada en el Parlamento, para sorpresa de todos, Zapatero cesó a la ministra responsable de esta ley educativa: María Jesús San Segundo. El motivo argumentado fue que necesitaban una Al día siguiente de que la LOE (Ley Orgánica de Educación) fuera aprobada en el Parlamento, para sorpresa de todos, Zapatero cesó a la ministra responsable de esta ley educativa: María Jesús San Segundo. El motivo argumentado fue que necesitaban una nueva ministra para darle un impulso a la educación y lanzar las reformas de la LOU (Ley Orgánica de Universidad).

Lo primero a señalar es que pensamos que no va a haber una modificación de la política educativa del gobierno. La sucesora de San Segundo, Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo, sobrina del ex presidente Calvo-Sotelo, era hasta ahora la presidenta de la Comisión de Educación del Congreso. Desde ese puesto, no sólo dio luz verde a la LOE, que ya de por sí era un grave ataque a la educación pública, sino que, para ganarse el favor de PNV, CiU y la patronal educativa FERE-CECA, impulsó un giro a la derecha del texto, permitiendo la expulsión del sistema educativo a los estudiantes de 15 años y aumentando las subvenciones que se destinarán a la educación privada-concertada en beneficio de la pública. Si el gobierno desautorizara en este cese la actuación de San Segundo, en el parlamento hubieran frenado la ley y la ministra hubiese caído antes de la aprobación definitiva de la LOE.

Creemos, por tanto, que se trata de un intento de, aprovechando la inevitable salida de Bono por las discrepancias que existían sobre la tregua de ETA, eliminar a una de las ministras más contestadas en la calle y encumbrar a una nueva, que, sin ese desgaste, pueda llevar adelante las modificaciones de la LOU que el gobierno pretender realizar sin sobresaltos.

En la modificación de la LOU está la clave. Zapatero había prometido en la marcha estatal a Madrid del 1 de diciembre de 2001 que, nada más llegar al poder, lo primero que haría sería derogar la LOU: una ley impuesta por la derecha que suponía la privatización y la elitización de la universidad pública. Sin embargo, el gobierno sólo pretende hacer reformas cosméticas, sin modificar el fondo de la ley. Los rectores están de acuerdo con ese planteamiento. Quieren “gestionar” ese incumplimiento flagrante de las promesas de Zapatero con una nueva ministra.

En el fondo, el gobierno toma precauciones para evitar que alguna de sus acciones pueda provocar la respuesta de los estudiantes en la calle. San Segundo fue cesada mientras en Francia los estudiantes y los trabajadores derribaban un grave ataque similar a la contrarreforma laboral que están pactando sindicatos, patronal y gobierno. También saben que el comienzo del fin del PP fue precisamente con la respuesta que los estudiantes dimos en las movilizaciones contra la LOU. No es casualidad que en la televisión se destacara, al anunciar el cese de San Segundo, las movilizaciones de la izquierda contra la LOE del primer trimestre. Así Zapatero podría presentar esta destitución como un guiño a la izquierda. Sin embargo, no son los guiños lo que mejoran las condiciones de la juventud, sus expectativas de futuro y lo que nos ofrece ahora mismo el sistema.

Ejecutiva Estatal del

Sindicato de Estudiantes