Imprimir
Lo que aquí se cuenta sucedió el día 22 de mayo sobre las siete de la tarde en un tren de Cercanías de Madrid... Resulta .que un numeroso grupo de trabajadores de Síntel iban en el tren hacia Móstoles, para manifestarse en el acto público de cierre Lo que aquí se cuenta sucedió el día 22 de mayo sobre las siete de la tarde en un tren de Cercanías de Madrid...

Resulta .que un numeroso grupo de trabajadores de Síntel iban en el tren hacia Móstoles, para manifestarse en el acto público de cierre de campaña del PP y revindicar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados..., cuando en la estación de Aluche el tren se detuvo sin previo aviso y allí permaneció sin información ninguna de Renfe durante varios minutos y sin ninguna avería apreciable (había energía en el tren, los semáforos funcionaban...); hasta que llegó un grupo de vigilantes de Renfe y se puso a hablar con los trabajadores de Síntel, conminándoles a que, ante la aglomeración que formaban, era mejor que abandonaran el tren. Los trabajadores expresaron su desacuerdo porque iban a manifestarse y no llegaban a tiempo y la única vía era usar el tren de Cercanías (en Metro llegarían tarde). Dicho esto, uno de los guardias habló con el walki y al poco, por megafonía, se anunció que había una avería en la línea y el servicio estaba cancelado de forma indefinida, ante el estupor de los que allí estábamos. Visto que no llegaban, los trabajadores de Síntel abandonaron el tren para coger el Metro, aun a sabiendas de que así no llegarían, ni de coña, al acto del PP... Lo alucinante es que, al irse los de Síntel, los guardias volvieron a hablar por el walki, y en un par de minutos Renfe anunció que el servicio estaba reestablecido..., y el tren reemprendió la marcha.

Las conclusiones salen por sí solas... Un Estado que se autodenomina democracia que juega con el transporte público para proteger los intereses de sus gobernantes, atentando contra el derecho a la expresión de unos trabajadores que llevan años esperando una solución y contra todos los usuarios del servicio de Cercanías para mantener contento a su sire, Aznar.

Pasa este mail porque ya que ninguno de los medios de comunicación controlados por el Estado va a informar de esto, al menos que la gente sepa de qué calaña son los políticos.

27 de mayo de 2003